Bebiendo alcohol en la calle.
Jóvenes bebiendo en la calle. Archivo

El consumo de alcohol y la práctica del denominado binge drinking o consumo de alcohol en atracón, eleva el riesgo de desarrollar diabetes y prediabetes en hombres, mientras que un bajo consumo reduce este peligro entre las mujeres.

Es un estudio del Boston University Medical CenterLo asegura un estudio del Boston University Medical Center. El trabajo se realizó sobre un grupo de voluntarios suecos (algunos de ellos receptores de un programa de intervención comunitaria para prevenir la diabetes) que fueron estudiados durante años para detectar la presencia de diabetes mellitus o un metabolismo de la glucosa dañado (lo que se conoce como prediabetes) en relación con su consumo de alcohol.

Cerca de 2.000 hombres y de 3.000 mujeres presentaban resultados normales en sus test de tolerancia a la glucosa en su primera medición. De ellos, 105 hombres y 57 mujeres desarrollaron diabetes tipo II. En sujetos con prediabetes en la medición inicial, 175 hombres y 98 mujeres evolucionaron hasta sufrir diabetes.

Los autores del estudio, que se publicar en Diabetic Medicine, descubrieron que el consumo total de alcohol y la práctica del binge drinking aumentaba el riesgo de prediabetes y diabetes en hombres, mientras que el bajo consumo de alcohol reducía la presencia de diabetes en las mujeres.

Algunos investigadores plantean algunas dudas sobre este estudio, que, por ejemplo, incluye a algunos individuos que fueron receptores de intervención para prevenir la diabetes y no se dio información sobre los potenciales efectos de esta intervención.

La memoria de los adolescentes es la primera víctima de sus borracherasUn reciente estudio ha visto que uno de los órganos más afectados por el alcohol es el cerebro. En los adolescentes, las borracheras ocasionan graves consecuencias, provocándoles daños cerebrales y alteraciones que afectan a la memoria, a su capacidad intelectual y a su aprendizaje.

Los europeos consumen más alcohol que los ciudadanos de ninguna otra parte del mundo. En concreto, el equivalente a 12 litros y medio de alcohol puro al año o tres bebidas al día. Lo refleja un informe de la Organización Mundial de la Salud, que revela que Europa tiene el "dudoso honor" de duplicar en 15 años el consumo medio de alcohol en el mundo.