Tim Cook
El CEO de Apple, Tim Cook. REUTERS

El cofundador de Apple, Steve Jobs ha sido venerado dentro de la compañía pero todavía más fuera de ella, donde se ha convertido en un mito, y todavía más tras su fallecimiento el pasado mes de octubre de 2011. Sin embargo, el nuevo director ejecutivo de la compañía, Tim Cook, que pasa más desapercibido para el gran público, parece haber calado más hondo en sus trabajadores.

Según las críticas de los trabajadores recogidas por la base de datosGlassdoor -publicadas por Mashable- Cook tiene la notas más alta de todos los directivos de empresas tecnológicas, de hecho más que cualquier director ejecutivo de los EE UU con un 97%. Glassdoor es una base de datos donde se recoge información compartida de forma anónima por los trabajadores acerca de sueldos, entrevistas y todo tipo de temas relacionados con la empresa.

Cook ha establecido un programa de donaciones caritativas, algo que el popular Steve Jobs se negó a hacer

La diferencia entre Jobs y Cook ha sido muy pequeña, concretamente de un 2%, ya que Steve Jobs consiguió un 95% durante su último año como presidente en Apple.

Ese 2% es la diferencia entre Cook y el director ejecutivo de Qualcomm, Paul Jacobs. Este directivo ha tenido un año impresionante en lo que a relación con sus trabajadores se refiere, ya que ha pasado, de un 87% de puntuación en 2011 a un 95%.

Mientras tanto, al mçaximo responsable de Google, Larry Page, no le está yendo tan bien ya que ha disminuido un 2% la satisfacción de sus empleados en comparación con su predecesor, Eric Schmidt. Pero aún así a muchos les sorprende que haya alcanzado la cifra del 94%.

En los siguientes puestos de la lista, en cuarta posición se encuentra el presidente de Intel, Paul S. Otellini con un 93%, y la mayor subida sería para el director de VMware, Paul Maritz, que ha alcanzo el 90% tras subir 15 puntos.

En cuanto a Cook, hay distintas razones por las que su popularidad puede ser tan alta. Las acciones de Apple se han disparado a más de 600 dólares (452,88 euros), un incremento de un 50% desde la salida de Jobs. Además, se ha establecido un programa de donaciones caritativas, algo que el popular Steve Jobs se negó a hacer.

Y además, ha tratado de manera experta las amenazas que podría afectar a la imagen de Apple, como demuestra su reciente visita a la fábrica de Foxconn en China y el acuerdo al que ha llegado con el fabricante chino para mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores.