El presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Región de Murcia (Apirm), José Hernández, ha manifestado este miércoles que "es el momento de comprar una vivienda, porque no se están iniciando nuevos proyectos y las mejor ubicadas y con mejor relación calidad-precio se están acabando".

Los datos de stockaje hablaban el pasado año de 30.000 viviendas y ahora de 24.000, según Hernández, quien ha alertado que "cada vez quedan menos en los sitios donde se quiere ir a vivir".

Un ejemplo de ellos es el caso del Ayuntamiento de Cieza, donde "no quedan ni viviendas subprime, ni nuevas, ni promociones ni proyectos nuevos", teniendo en cuenta que su población ronda los 35.000 habitantes, por lo que "hay una demanda de viviendas importante".

Hernández, quien ha hecho estas declaraciones durante la presentación de los últimos datos del sector y las previsiones para este año con motivo de la Asamblea General Electoral, ha criticado igualmente que a los bancos "no les preocupa la vivienda, ya que la que es subprime la tienen en la despensa y es cuestión de ir sacándola poco a poco y la foto que tienen delante de Europa les sale perfecta", tras lo que ha advertido, en esta línea, de "auténticas aberraciones de cantidades de dinero metidas en suelo".

"A los bancos, ha señalado, les preocupa las promociones deslocalizadas que financiaron a promotores y que actualmente tiene una salida muy difícil en el mercado y también lo que van hacer con el suelo que tienen sobrefinanciado", ha indicado.

Es en este punto, ha comentado, donde se verá lo que sucede, ya que esta reconversión financiera "está siendo tremendamente lenta y el Estado ha intentado poner el coto a esta situación, pero sigue siendo muy lenta y el sistema socioeconómico está paralizado al no resolverse esas hipotecas que se metieron en activos inmobiliarios".

Al respecto, ha señalado que una de las principales dificultades de este año "sigue siendo el acceso a la vivienda", ya que, ha explicado, "las viviendas de los bancos no son oportunidad, sino subprime".

Es decir, ha continuado, "casas que provienen de embargos, que están deterioradas o desubicadas y que no cuentan con servicios postventa".

De hecho, el presidente de los promotores inmobiliarios de Murcia ha matizado que los bancos "ofertan viviendas que aún no están en su poder y cuyos precios son los mismos que ofrecen el promotor, aunque comprando al banco el comprador no puede ahorrarse ni los gastos de transmisión ni las comisiones".

"murcia no está en el mapa ni se la conoce"

Otra de las preocupaciones que se han puesto sobre la mesa en esta Asamblea ha sido la compra-venta de viviendas de extranjeros, donde Hernández se ha preguntado que "si la crisis es tan dura y preocupante para todos los europeos, y por extensión a los españoles, por qué los alicantinos o de provincias limítrofes están vendiendo más viviendas a extranjeros que los murcianos".

Por ello, ha desvelado que en el segundo semestre del año se pondrá en marcha el foro de debate 'Where is Murcia?', donde se planteará la problemática con las viviendas, el apoyo del Gobierno regional y las necesidades y mercados a los que tenemos que llegar para dar a conocer la Región, ya que se parte la premisa de que Murcia "no está en el mapa y si no está y no se la conoce, difícilmente será que los extranjeros quieran venir a vivir a nuestro país".

Aunque constatan que cuando los extranjeros vienen a Murcia y la conocen se quedan, ha reconocido que no saben dónde está, por lo que queda "mucho por trabajar", tras lo que ha dejado claro que los promotores inmobiliarios "no puede ser actualmente un sector que esté fuera de un planteamiento general que quiere reactivar el turismo y que no tiene en consideración la vivienda turística". "Tenemos que ser interlocutores y hoy la asociación de promotores no somos interlocutores válidos", ha indicado.

Ha resaltado la necesidad, en este sentido, de vender sus viviendas, incidiendo en que por parte de la Comunidad "corresponde vender las bondades que tiene Murcia, ya que la Región llega tarde en esto", por lo que resalta la necesidad de "hacer un plan en el que todos los sectores que intervenimos podemos reactivar la economía actual y también generar impuestos de trabajo".

Deuda de la comunidad con los promotores

En cuanto a las viviendas protegidas, ha afirmado que el Plan de Viviendas actualmente está "paralizado", ya que "no hay financiación cuando las entidades firmaron acuerdos que no han cumplido". Hasta el extremo, según ha dicho que "se hacen menos viviendas protegidas que libres, porque las entidades financieras no atienden a proyectos viales y porque dicho plan está obsoleto".

"Las ayudas que se prometieron no están llegando", ha lamentado el presidente de Apirm, quien ha cifrado entre 2,5 y 3 millones la deuda que la Comunidad mantiene con los promotores. Ayudas, ha confirmado, que "han venido del Ministerio al arca de la Comunidad y la caja única se ve que tiene una tapadera muy fuerte, con una llave oxidada, que no hay manera de abrir", ha ironizado.

Caída de viviendas del 47%

Los datos del sector ponen de relieve la caída del 47 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior de las viviendas iniciadas, que apenas llegaron a las 1.370 (1.364 en concreto); un registro, según el presidente de los promotores inmobiliarios, similar en los últimos 25 años.

Si entre 1991 y 1993 se iniciaron unas 7.000 viviendas al año, entre 2009 y 2011 se iniciaron unas 2.500, lo que significa que "se está produciendo un 3 por ciento de los inmuebles que se construían hace cinco años, en plena fase alcista del boom inmobiliario".

En lo que respecta a viviendas terminadas, en 2011 se finalizaron 5.101, lo que representa un descenso del 46 por ciento respecto al año anterior.

Se desprende, del mismo modo, que durante el pasado año se concedieron licencias para iniciar 328 viviendas por parte de promotores y cooperativas —frente a las 15.081 de 2006—, a las que habría que añadir unas 11 licencias solicitadas por particulares para viviendas unifamiliares. En concepto de impuesto de construcciones, las arcas municipales han pasado de recaudar aproximadamente 34 millones de euros en 2006 a ingresar tan solo 700.000 euros el pasado año.

En cuanto a compraventa de vivienda nueva, en 2011 se situaron en las 4.500 unidades, frente a las 6.035 de 2010, lo que representa un descenso del 45 por ciento respecto al año anterior.

Por municipios, Lorca (-59,5 por ciento), Jumilla (-53,5 por ciento) y Murcia (51,8 por ciento) registraron el pasado año los mayores descensos en compraventa de vivienda nueva.

Consulta aquí más noticias de Murcia.