'The Art of Video Games' - 5 generations
Panel de 'The Art of Video Games' con gráficos de las cinco generaciones de videojuegos Smithsonian American Art Museum - 'The Art of Video Games'

El juego de Pac-Man, para la Atari; Donkey Kong, para la Colecovisión (dos clásicos de principios de los ochenta); Jumpman, para la Commodore 64; Super Mario Bros 3, que con la Nintendo Entertainment System marcó los años noventa... Los sencillos títulos y las consolas prehistóricas tienen un lugar en el corazón de generaciones de cuatro décadas.

El museo Smithsonian de Washington D.C. (EE UU), consciente de la importancia artística y social de este lenguaje, expone The Art of Video Games (El arte de los videojuegos), una completa muestra que explora 40 años de evolución -de los pioneros a los diseñadores del momento- y explora el medio analizando los gráficos, los innovadores métodos narrativos y la interacción de los jugadores.

En una selección de los 80 mejores juegos (según una votación popular organizada por el Smithsonian en la que participaron personas de 175 países), la exposición reúne aplicaciones para veinte consolas, de la Atari VCS a la PlayStation 3, que repasan la evolución del medio. The Art of Video Games presenta cada videojuego con impresiones de los gráficos, material audiovisual y entrevistas con los creadores. En el caso de Pac-Man, Super Mario Bros., The Secret of Monkey Island, Myst y Flower los visitantes incluso pueden jugar.

Crear mundos y lenguajes personales

En cartel hasta el 30 de septiembre, los organizadores de la exposición, que viajará por 10 ciudades de EE UU, equiparan el talento de los desarrolladores y diseñadores de videojuegos al de cualquier artista, por su capacidad de crear mundos y lenguajes personales. El comisario de la muestra, Chris Melissinos, destaca el vehículo de expresión y la innovación radical del proceso comunicativo: "El videojuego es un método sin precendentes que establece la comunicación creando un nuevo elemento, el jugador".

Hay un nuevo elemento en  la comunicación: el jugadorMúsica de ocho bits, testimonios de las figuras más influyentes del mundo de los videojuegos, conferencias, la proyección de películas como Tron (Steven Lisberger, 1982) y una selección de imágenes de jugadores enfrascados en la pantalla completan un examen exhaustivo a la historia del género.