La acusación particular pide el ingreso en prisión del principal imputado por el crimen del cámara

La acusación particular que ejerce la familia del cámara de televisión Jesús Ruiz de Castro, fallecido en el mes de noviembre del año 2010 tras recibir una "brutal" paliza en la romería de Valme de Dos Hermanas (Sevilla), ha recurrido la puesta en libertad bajo fianza de 100.000 euros de Francisco Javier A.S., conocido como el 'chino' e imputado por sendos delitos de asesinato y encubrimiento.

La acusación particular que ejerce la familia del cámara de televisión Jesús Ruiz de Castro, fallecido en el mes de noviembre del año 2010 tras recibir una "brutal" paliza en la romería de Valme de Dos Hermanas (Sevilla), ha recurrido la puesta en libertad bajo fianza de 100.000 euros de Francisco Javier A.S., conocido como el 'chino' e imputado por sendos delitos de asesinato y encubrimiento.

En el recurso de apelación elevado ante la Audiencia Provincial, al que ha tenido acceso Europa Press, el abogado de la familia, Julián Rabadán, pide revocar el auto dictado por el Juzgado de Instrucción número 9 por el que se decretaba la libertad del imputado y acordar su ingreso en prisión sin fianza, y de manera subsidiaria que se le imponga una fianza de 600.000 euros, ya que considera que existe un evidente riesgo de fuga y podría destruir pruebas.

A juicio del letrado, "se cumplen todos y cada uno de los requisitos establecidos para mantener la prisión provisional", ya que ello "es necesario para asegurar la presencia del imputado en el proceso y evitar que cometa nuevos hechos delictivos", a lo que se suma que "existen indicios racionales que permiten imputarle la comisión de un delito de asesinato y otro de encubrimiento".

En este sentido, hace alusión a "los graves antecedentes penales y policiales" del encausado, los cuales "ponen de manifiesto una conducta ilícita continuada", recordando que en el momento del crimen "se encontraba en libertad vigilada cumpliendo una condena de nueve años y tres meses de prisión por un delito de tráfico de drogas", todo lo cual "constata un evidente riesgo de reiteración delictiva".

Asimismo, alude a la "notable" gravedad de los hechos que se le imputan y las penas que podrían corresponderle, de hasta 23 años de cárcel, mientras que el imputado "carece de una ocupación lícita fija, gozando sin embargo de una alta capacidad económica". Así, critica que la fianza de 100.000 euros que le fue impuesta por el instructor es "calderilla" para el imputado, ya que "fue depositada en efectivo en la cuenta del Juzgado en menos de media hora desde que le fue notificado el auto".

El auto del juez

En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, el juez de Instrucción número 9 de Sevilla acordó dejar en libertad provisional al imputado bajo fianza de 100.000 euros, todo ello a pesar de que en el presente caso "siguen concurriendo motivos suficientes para entender justificada su implicación activa en un delito de asesinato".

"Así resulta sustancialmente de la propia declaración del imputado, de la declaración de los coimputados, de las testificales practicadas, y de las diligencias policiales de investigación, que dejan poco lugar a dudas sobre el nexo causal entre la conducta del imputado y el fallecimiento de la víctima", aseveró el juez.

No obstante, el juez argumentó que "ha de valorarse el transcurso del tiempo desde la adopción de la medida, lapso temporal que no determina por sí sola la modificación de la misma pero que ha de conjugarse con la situación en la que se encuentran los demás imputados en el procedimiento y con la necesidad de practicar ulteriores diligencias de investigación para la debida aclaración de los hechos".

Obligación de comparecer en el juzgado

Pues bien, el juez acordó dejarlo en libertad bajo fianza y le prohibió comunicarse por cualquier medio con la familia del fallecido "por sí o por persona interpuesta" mientras dure la tramitación del procedimiento, poniendo en conocimiento este auto de la acusación particular y de los testigos "a fin de que informen de cualquier evento dañoso o intento de comunicación intimidatorio" por el imputado o terceras personas.

Junto a Francisco Javier, permanecen imputados en la causa su mujer, Concepción P.R.; que abandonó la cárcel el pasado mes de agosto; Antonio R.G. y Eduardo S.M., imputados por encubrimiento, así como el hijo menor del matrimonio y dos cocheros de caballos, en concreto Juan Manuel Z.F. y José Manuel L.M..

Según la Fiscalía, los hechos tuvieron lugar el día 17 de octubre de 2010, cuando el matrimonio imputado se montó en el coche de caballos conducido por Juan Manuel Z.F., a quien habían contratado previamente, y una vez en la romería, "se apercibieron" de que la víctima, "que se hallaba bajo los efectos de una fuerte intoxicación alcohólica", se encontraba orinando en dicho lugar.

"una brutal patada"

En un momento dado, el cámara se dirigió a la mujer imputada recriminándole que estuviera mirando, lo que motivó una discusión entre el 'chino' y la víctima, que "sacó una navaja y se aproximó" al coche de caballos, "haciendo un ademán amenazador contra los que ocupaban la parte trasera del coche de caballos, familiares" del matrimonio imputado. Tras ello, el 'chino' "le dio una brutal patada en la cabeza a Jesús que le hizo caer al suelo".

Inmediatamente, el matrimonio se apeó del carruaje y, "tras desarmar" a la víctima, "ayudados" por su hijo menor —imputado por la Fiscalía de Menores—, "le propinaron brutales patadas en el cráneo y en la cara, y también en la zona del tronco, mientras lo sujetaban por los brazos para que no pudiera defenderse", momento en el que el 'chino' "le propinó un fuerte puñetazo en la cara al cámara", tras lo cual "abandonaron el lugar, dejando a Jesús malherido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento