EL SAS niega las acusaciones de Satse y avisa del "incremento del tono y la labor" del sindicato en campaña electoral

En relación a las manifestaciones vertidas por Satse sobre el incremento de cargos directivos e intermedios en el Servicio Andaluz de Salud desde 2007, el SAS ha defendido su modelo organizativo y ha negado las cifras señaladas por el sindicato.

En relación a las manifestaciones vertidas por Satse sobre el incremento de cargos directivos e intermedios en el Servicio Andaluz de Salud desde 2007, el SAS ha defendido su modelo organizativo y ha negado las cifras señaladas por el sindicato.

Según señala el SAS en un comunicado, "lejos de haberse incrementado el número de cargos directivos e intermedios en el Servicio Andaluz de Salud, se ha producido un descenso de los mismos". De hecho, "sólo en 2010 se redujeron en un 14% las estructuras directivas, decrecimiento que ha tenido recientemente un nuevo descenso, en este caso del 10%, a lo que se suma el trasvase del 18% de la plantilla de profesionales de las estructuras centrales a los centros sanitarios".

Esta situación, producto de la segunda descentralización del Sistema Sanitario Público Andaluz, tiene por objetivo favorecer una mayor implicación de los profesionales en la gestión, para lo que "se ha apostado por un nuevo modelo organizativo basado en el conocimiento de los profesionales y en su capacidad para dar solución a los problemas de salud de los ciudadanos con las mínimas interferencias posibles, y que se estructura a través de las Unidades de Gestión Clínica".

Este tipo de descentralización, "lejos de suponer un incremento de los costes, conlleva una reducción de los mismos, hasta el punto de que se ha producido un ahorro anual de 0,5 millones de euros en alquileres".

Asimismo, los acuerdos de gestión firmados por las Unidades de Gestión Clínica existentes (más de 1.000), ha supuesto "una reducción del gasto farmacéutico estimado en un punto porcentual, lo que supone más de 200 millones de euros". Por su parte, las políticas de uso más racional de los recursos, como la cirugía mayor ambulatoria (que en la última década ha pasado del 35% en 2000 al 68% en 2010), han permitido un ahorro, sólo en 2010, de 312 millones de euros.

Por todo ello, el Servicio Andaluz de Salud no entiende "la lectura sesgada" que realiza el Sindicato Satse a la hora de relacionar las Unidades de Gestión Clínica con un "aumento innecesario del gasto en un contexto de crisis económica", ya que las cifras demuestran que dicho modelo organizativo, "lejos de incrementar los gastos, contribuyen a reducirlos y a ofrecer un servicio más eficiente, ajustado a las necesidades específicas de su población de referencia, contribuyendo en gran medida a la sostenibilidad del sistema sanitario público".

Asimismo, al Servicio Andaluz de Salud le sorprende "la confusión intencionada que el Sindicato Satse quiere generar sobre la opinión pública al situar a los directivos y cargos intermedios en el mismo nivel, cuando los directivos son cargos elegidos para desempeñar funciones de dirección y los cargos intermedios son profesionales que desempeñan funciones de dirección y coordinación de las labores asistenciales".

Ante ello, "quizás merezca la pena recordarle a Satse que las Unidades de Gestión Cínica resultan de la agregación eficiente de los antiguos servicios y unidades asistenciales, lo que ha conllevado un ajuste eficiente del número de cargos intermedios". El Servicio Andaluz de Salud también se sorprende del "incremento del tono y de la labor sindical de Satse coincidiendo con la campaña electoral, entendiendo que se trata de una mera coincidencia y no de un interés concreto y específico en dicho proceso".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento