Píldora del día después
Imagen de una píldora del día después. ARCHIVO

La ministra de sanidad Ana Mato ha informado este miércoles de que los tres informes médicos que solicitó para determinar si la píldora del día después debería volver a someterse a prescripción médica, en lugar de dispensarse sin receta en las farmacias, "no son concluyentes ni coincidentes".

En su primera comparecencia en la Comisión de Sanidad del Senado, la ministra se ha comprometido a no adoptar esta decisión por cuestiones "ideológicas" sino "exclusivamente médicas y científicas". Mato ha anunciado que iba a constituir inmediatamente el Consejo Asesor de Sanidad para que, ante estos informes, adoptara un criterio definitivo sobre si los "efectos secundarios" de este anticonceptivo aconsejan exigir receta médica, en lugar de venderse libremente en las boticas, como se hace actualmente.

Mato se ha defendido de las críticas de los socialistas que la acusan de promover un "retroceso" en esta materiaEn cualquier caso, ha confesado que en estos momentos tenía "la tranquilidad" de que el farmacéutico se encarga de informar a las usuarias de "los efectos secundarios que tiene, porque es una píldora que puede perjudicar a su salud", ha opinado. Ha recordado que había solicitado los estudios a la Sociedad Española de Ginecología, a la Organización Médica Colegial y a la Agencia Española del Medicamento para determinar si la venta directa en las farmacias de este método de emergencia podía ser perjudicial para la salud de las mujeres, especialmente, de las menores.

Pese a las divergencias de criterio de estas organizaciones, ha dicho que dos de ellas coinciden en que "no hay tampoco estudios que puedan decir cuál será la evolución ni cómo afectará" a las menores que la consuman a largo plazo. No obstante, ha suscrito que el "dato concreto" del que disponía es que requiere prescripción para menores en países como Reino Unido, Finlandia, República Checa, Dinamarca, Croacia, Polonia, Hungría, Italia, Alemania y Grecia y dispensación libre en el resto de las edades.

Mato ha hecho hincapié en que esta decisión "nunca será tomada por cuestiones ideológicas", porque "en temas del medicamento y éste lo es, hay que tomarla por cuestiones científicas y médicas". Tras anunciar que en los próximos días trasladará los resultados al Consejo Asesor de Sanidad, ha dicho que "probablemente" lo que resuelva este órgano consultivo será lo que determine el Gobierno.

En su intervención, se ha defendido de las críticas de algunos senadores, especialmente del socialista Roberto Lertxundi, sobre los supuestos retrocesos que el Gobierno promueve en materia sexual.