Toxo y Méndez dicen que las huelgas no se convocan según un "cronómetro político" sino ante decisiones "muy graves"

Méndez advierte de que intentar cumplir con el objetivo de déficit impuesto llevaría a los servicios públicos al "coma irreversible"
Cándido Méndez E Ignacio Fernández Toxo Atienden A Los Medios En Valladolid
Cándido Méndez E Ignacio Fernández Toxo Atienden A Los Medios En Valladolid
EUROPA PRESS

Los secretarios generales de UGT y CC.OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han aclarado este miércoles que las huelgas generales no se convocan en función de "cronómetros políticos" sino ante decisiones "muy graves" como ha sido, en este caso, la aprobación por parte del Gobierno de la Reforma Laboral, "lesiva y desequilibrante".

Méndez ha recalcado, antes de participar en un acto conjunto ante cerca de medio millar de sindicalistas en Valladolid, que las huelgas generales "no se convocan en función del cronometro político" y que las siete convocadas en España a lo largo de la democracia —"han sido muy pocas porque somos muy cuidadosos"— han respondido a decisiones políticas "muy graves".

"Esta es súper grave (...). El problema es la magnitud y la gravedad de las decisiones políticas", ha aseverado antes de añadir que la Reforma Laboral "impuesta" altera el modelo de convivencia en las empresas y en la sociedad "de una manera tan inicua y peligrosa" y que, además, el propio Gobierno ha reconocido que no va a contribuir a crear empleo.

Asimismo, ha ratificado el compromiso de ambas organizaciones para "intentar contrarrestar" la destrucción de empleo durante los tres años de crisis en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno.

Tras recordar que en los cuatro primeros años de Gobierno del PSOE España alcanzó "el nivel de paro mas bajo de toda la historia de la democracia", Méndez se ha referido al acuerdo alcanzado con la patronal en febrero de 2010, a la siguiente convocatoria de huelga —"no nos quedó otra alternativa" y a la firma de un acuerdo en materia de pensiones "que no tiene precedente en Europa" y que, si el Gobierno "no lo malogra", asegura el sistema público de pensiones hasta el año 2032 "como mínimo". Y

Tras el 29-M...

Por su parte, Toxo ha trasladado su deseo de que, después de la jornada de huelga, el Gobierno haga "lo que tenía que haber hecho antes": convocar la Mesa del Diálogo Social que "tenía que haber promovido con antelación" a fin de que a Mariano Rajoy no le suceda "lo que ya le pasó en 2002 cuando era vicepresidente" —el 'decretazo', la huelga general y la crisis de Gobierno que concluyó con la modificación "sustancial" de aquella reforma—.

El líder de CC.OO., quien ha apuntado que el presidente del Gobierno ya "empieza a contabilizar" los parados de su Gobierno y que la anterior huelga se celebró con un millón de parados menos, ha cuestionado si hace falta "otro millón" para que el Ejecutivo se dé cuenta de que el empleo "no está en las leyes laborales" sino en reformas que España necesita como la fiscal o la del sistema financiero.

"Espero que el día 30, además de los Presupuestos, conozcamos la decisión de la convocatoria de la Mesa de Negociación", ha afirmado Fernández Toxo, quien ha reconocido que el Gobierno intuiría que llegar a algún tipo de acuerdo en la negociación era "poco menos que misión imposible".

Es el propio Gobierno el que, a juicio del secretario general de Comisiones Obreras, hace "inevitable" la huelga mientras que, según Méndez, la convocatoria del día 29 se convierte "en una oportunidad" para el Gobierno, "para que corrija por la vía de la negociación (...) y se abra ese cauce de negociación para corregir en profundidad un atropello que no tiene precedentes en la historia de nuestro país".

Toxo también ha ensalzado la creciente voluntad por parte de los trabajadores de tomar parte en el parón del día 29. "Espero que el 29 haya una huelga muy masiva".

"rechazo aplastante"

El apoyo ciudadano con el que las organizaciones sindicales prevén contar para la huelga se sustenta en el "rechazo aplastante" que las propias encuestas realizadas por los medios de comunicación reflejan que existe en la sociedad hacia la Reforma Laboral.

"Nuestra misión es establecer un cauce entre ese rechazo y la participación en el ejercicio de un derecho democrático y constitucional como el de la huelga", ha explicado Méndez antes de rechazar las "confusiones" y de aclarar que la convocatoria no es un "envite" de los sindicatos sino "de la sociedad española en su conjunto" contra "una gravísima decisión del Gobierno".

Tras apuntar que con la actual la "inmensa mayoría pierde" —jóvenes, parados, trabajadores fijos y temporales o empleados de la función pública", el líder de UGT ha advertido también de que, en la senda iniciada con la Reforma, se resentirán la productividad y la competitividad de las empresas.

"Tenemos datos para afirmar que hemos conectado con la opinión pública y el Gobierno debería de sacar un dato: que no ha conseguido engañar y confundir a la opinión pública intentando conectar el contenido de la reforma laboral con la lucha contra el paro", ha recalcado Méndez.

A su juicio, "aquellos" a quienes "pretendía ofrecerse" la Reforma Laboral, especialmente entidades e instituciones económicas supranacionales, "ya han pasado página" y lo que ahora piden al Ejecutivo es que presente "cuando antes" unos Presupuestos que, matizó, tienen que cumplir un objetivo de recorte de déficit.

"Como se intente cumplir y llevar a las últimas consecuencias provocaría un coma irreversible en los servicios públicos fundamentales porque el recorte de gasto los afectaría de una manera drástica", ha advertido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento