Experto recuerda que la sequía es un fenómeno recurrente en España pero el calentamiento del clima lo agrava

España tiene "ciertas carencias" en materia de infraestructuras pese a que se dirige a una aridez cada vez mayor
Canal de Castilla (Palencia)
Canal de Castilla (Palencia)
EUROPA PRESS

La sequía es un "fenómeno recurrente" que se produce con mucha frecuencia en España, donde últimamente ha habido inviernos muy secos, como en 2007, 2000, 1992 y 1995, por ejemplo. Sin embargo, el calentamiento del clima podría estar agravando las consecuencias de esta sequía que sobre todo afecta a la agricultura y ganadería, según el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto Pirenaico de Ecología Sergio Vicente.

En el contexto del Día Mundial del agua que se celebra este jueves, Vicente ha explicado que la sequía actual está relacionada con una situación generalizada de altas presiones en el oeste de la Península ibérica, que ha provocado bloqueo anticiclónico, impide la llegada de borrascas a España.

De este modo, ha precisado si continúa sin llover, "se agravarán las condiciones anómalas" que ya afectan a la humedad del suelo y se propagan por todo el ciclo hidrológico.

"Si al final los caudales de los ríos o los embales se ven muy afectados, todas las actividades, de secano, turísticas, agrícolas o abastecimientos urbanos pueden quedar afectados, dependiendo de lo que pase en las próximas semanas y meses", ha añadido, al tiempo que ha añadido que "habrá muchas explotaciones que no van a recoger cosechas".

Asimismo, ha aseverado que la sequía de este año no tiene "ninguna relación con el cambio climático" porque se trata de un fenómeno "típico que afecta a la Península ibérica históricamente desde que el clima mediterráneo existe. Sin embargo, desde los años 60 se están registrando episodios de sequía con "mayor frecuencia". Por ejemplo en la década de los 90 y en esta década hubo situaciones de sequía severos.

Por otro lado, el investigador considera que sí se puede asociar con el cambio climático el agravamiento de las condiciones de la sequía en relación con el calentamiento. Esto significa que, con bajas lluvias, si las temperaturas son más altas, aumenta la tasa de transpiración potencial, por lo que la atmósfera demanda más agua por parte de la vegetación o mediante la evaporación directa de agua libre.

Respecto a las consecuencias se ha referido a los incendios "muy severos" que se están registrando en marzo, como en los Pirineos, un área de la que ha recordado que en las últimas décadas se ha cubierto de vegetación a causa de la despoblación generalizada, que provoca que se abandonen los cultivos por falta de rentabilidad. "Ahora se quema lo que antes no se podía quemar porque existía una convivencia de distintos usos de suelo. No había superficies tan amplias de bosques como en la actualidad. Por ello, si hay un incendio, se propaga muy rápidamente", ha apostillado.

Carencias en infraestructuras

Por otro lado, el oceanógrafo e investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar Rafael Simó opina que España tiene "ciertas carencias" en materia de infraestructuras pese a que se dirige a una aridez cada vez mayor.

Así, ha subrayado que la Península Ibérica está en una zona "fronteriza" entre lo árido del norte de África y la Europa verde. "Es una zona muy sensible a cambios climáticos y todo parece indicar que nos dirigimos hacia una aridez cada vez mayor, a una disminución de la pluviometría y a una estación seca más larga, es evidente que regiones como la Península Ibérica sean sensibles y noten esta sequía creciente", ha puntualizado.

Por ello, ha afirmado que hay que estar preparados para un agua cada vez más escasa, por lo que se debe invertir en tecnología e investigación, pero sobre todo en mejorar los recursos hídricos en la agricultura, la industria y valorar si merece la pena o no invertir en actividades turísticas que malgasten el agua (parques temáticos o campos de golf) o la utilizan de forma "frívola".

En este contexto, ha añadido que las tendencias apuntan a que las situaciones de sequía serán cada vez más frecuentes en el futuro, por lo que España debería afrontar diversos retos, sociales.

Con motivo del Día Mundial del Agua que se celebra este jueves, Simó ha valorado que esa jornada "debería ser uno de los días conmemorativos más importantes del año" porque el agua es, cada vez más, un bien "escaso" y del que "algunos vaticinan que las guerras en el futuro podrían ser a causa de este recurso".

Sobre las posibles soluciones, se ha referido a las desaladoras, de las que considera que son una "buena solución" o el reciclado del agua. En este sentido, se ha mostrado contrario a los trasvases y ha apostado por un mundo "más justo" en el que los recursos más imprescindibles como el agua o los alimentos "estén bien repartidos".

Finalmente, ha advertido de que la sequía actual es "muy severa" y que la diferencia entre la humedad de suelo de este año frente al ejercicio anterior es "realmente espectacular". De este modo, ha concluido que el grado de humedad de suelo luego determina el estrés de las plantas y también el riesgo de incendios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento