Condenado a 12 años un hombre que intentó matar a su expareja y a su nuevo acompañante en Puertollano

La Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real ha condenado a 12 años de cárcel a un hombre de 67 años, identificado por las iniciales N.V.V., por dos delitos de homicidio en grado de tentativa contra su expareja, M.D.T.R., y su nuevo acompañante en la localidad de Puertollano.
Audiencia provincial de Ciudad Real
Audiencia provincial de Ciudad Real
EUROPA PRESS

La Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real ha condenado a 12 años de cárcel a un hombre de 67 años, identificado por las iniciales N.V.V., por dos delitos de homicidio en grado de tentativa contra su expareja, M.D.T.R., y su nuevo acompañante en la localidad de Puertollano.

Según se recoge en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, al mismo tiempo, este último, A.A., ha sido absuelto del delito de homicidio en grado de tentativa, del que había sido acusado por el propio N.V.V..

Por otro lado, el condenado deberá indemnizar a la mujer con la cantidad de 12.248 euros por las heridas recibidas, y a su nuevo acompañante con la cantidad de 6.616 euros.

En la resolución judicial se dan como hechos probados que, el 26 de febrero de 2007, sobre las 10.00 horas, N.V.V. se encontraba en un bar cercano a la vivienda de la mujer, con la que había tenido relaciones durante 12 años, y al rato llegaron ella y su nueva pareja sentimental.

En el bar, N.V.V. y M.D.T.R. mantuvieron una discusión sobre temas relacionados con un supuesto dinero que le debía él a ella, "abandonando el primero el bar para luego hacerlo la pareja", apunta la Audiencia.

Asimismo, añade que tras realizar unas compras, la pareja regresaba a su casa, momento en el que adelantaron al vehículo de N.V.V., que estaba aparcado con él al volante, el cual arrancó el vehículo al ser superado por estos.

Al poco tiempo, añade, el hombre se subió a la acera con el coche y golpeó a la mujer, a la ver que A.A. evitaba el golpe dando un salto

Acto seguido, la sentencia apunta que A.A. fue a asistir a M.D.T.R. que se encontraba tumbada en el suelo, instante en el que N.V.V. se bajó del vehículo, portando un hacha pequeña en una mano y un cuchillo en la otra.

A renglón seguido, el Tribunal considera que se encaminó hacia ambos, momento en el que A.A. se interpuso, sujetándole las manos para evitar que les agrediera con dichas armas, entablándose un forcejeo y cayendo ambos al suelo.

Tras desarmar a N.V.V., éste se fue a su vehículo y sacó del maletero un trozo de goma de color negro con una pieza de enganche en metal dorado y, de nuevo, se encauzó hacia A.A. y M.D.T.R. siendo parado por un vecino que presenció los hechos, quién le quitó el tubo, concluye la sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento