Comunidad Valenciana

Camps: "Lo único que he hecho ha sido ganar elecciones y hacer que Valencia sea próspera"

  • El expresidente de la Comunidad Valenciana se confiesa en una entrevista a una revista.
  • Asegura que "jamás" pensó en dimitir y niega que la dirección nacional del PP le exigiese su marcha por el 'caso trajes'.
  • "Los valencianos están conmigo. Los valencianos me quieren".
  • Un jurado popular absuelve a Camps y Costa de haber recibido regalos de la trama Gürtel a cambio de adjudicaciones públicas.
El expresident de la Generalitat, Francisco Camps, y el exsecretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, durante la lectura del veredicto de la 'causa de los trajes'.
El expresident de la Generalitat, Francisco Camps, y el exsecretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, durante la lectura del veredicto de la 'causa de los trajes'.
Kai Försterling / EFE

¿Cuál ha sido su mayor pecado? "Ninguno". ¿No se arrepiente de nada? "No". Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana y absuelto por un jurado popular de haber recibido regalos de la trama Gürtel a cambio de favores pagados con dinero público, asegura que, en estos momentos, está "más preparado que nunca" para volver a presidir la Generalitat o para ser "presidente del Gobierno".

La confesión la ha realizado en una entrevista -la primera tras superar su paso por los tribunales- a la revista de moda femenina Telva. En ella, un Camps en apariencia despreocupado, tranquilo y convencido de su valía política, afirma que lo único que hizo como presidente de la Generalitat fue "ganar elecciones y hacer que la Comunidad Valenciana se sintiera por primera vez en muchos años fuerte, próspera, digna, moderna y leal a España".

Tres años "difíciles"

El expresidente valenciano asegura haberlo pasado mal durante el juicio del 'caso trajes', e incluso hace referencia a las veces que el juez Juan Climent le llamó la atención: "Ese señor Crespo (Pablo Crespo, apodado 'El Bigotes') esposado, que no llevan así ni a los presos etarras. Esos supuestos amigos míos que pululaban por allí... Pero en fin. A veces no me contuve y le dije al juez un par de cosas tan fuertes que después me iba riendo yo solo en el coche".

"Sentí una satisfacción inmensa y di gracias a Dios. Han sido tres años difíciles, pero eso no me ha impedido seguir trabajando por la Comunidad Valenciana", relata respecto al veredicto de absolución.

Durante la entrevista, que tuvo lugar en la albufera de Valencia, Camps asegura ser "el de siempre". "Los valencianos me quieren, están conmigo", argumenta. Por ello, se reafirma, existen pocas razones que le impidan volver a la política activa.

Eso, a pesar de que su sucesor, el exalcalde de Castellón Alberto Fabra, ya le ha cerrado el paso en varias ocasiones y ha desautorizado algunas de sus decisiones. La última fue este mismo miércoles, cuando retiró a Jaume Matas, expresidente de Baleares y condenado a seis años de prisión por corrupción en el caso Palma Arena, el título de Ambaixador de la Comunitat que Camps había rehusado quitarle.

La confesión fallida

Francisco Camps asegura que "en todo momento" tuvo el apoyo del Partido Popular. Incluso, cuando el exministro Federico Trillo, el hombre que lleva los asuntos jurídicos de Génova, acudió a Valencia a pedir a su barón regional que dimitiese tras ser imputado en la causa.

"Pura literatura", afirma sobre el hecho de que la dirección nacional le empujase a admitir los hechos y a declarase culpable del delito de cohecho impropio, como sí hicieron finalmente el que fuera su vicepresidente Víctor Campos, y el jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo, Rafael Betoret.

La versión de Camps es muy distinta: "Fue una reunión complicada, pero me di cuenta de que quería defenderme como un ciudadano más", afirma. Además, acusa a "ciertos grupos de presión afines al PSOE" y a "lobbys con muy malas intenciones que quieren acabar con el PP" de difundir esa versión, a su juicio falsa, de lo que ocurrió.

¿De quién es la deuda?

Sobre su gestión política y económica al frente de la Comunidad Valenciana, el expresidente niega el despilfarro y, también, ser el causante de la suya se haya convertido en la tercera región con más deuda de España (20.762 millones de euros en 2011).

"Eso no es así. Lo que ocurre es que estamos deficitariamente financiados", responde respecto a una posible mala gestión del dinero público. Respecto a la deuda, responde: "Ahora se ha puesto de moda la austeridad, que está muy bien. ¡Pero es que ésa ha sido mi bandera siempre! Austeridad es hacer hospitales, colegios, depuradoras...".

Para terminar, Camps reitera que "jamás" ha pensado abandonar la política y asegura que ha aprendido mucho con su procesamiento. "Ahora me doy cuenta de que estoy más preparado que nunca para ser presidente de la Generalitat Valenciana o del Gobierno. Empecé ordenando el tráfico y terminé dirigiendo todo el escenario, que es lo bonito, lo que a mí me gusta".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento