'Drida Kahlo', 1931
Imogen Cunningham hizo en 1931 este retrato, absolutamente 'moderno', a la artista mexicana Frida Kahlo National Gallery of Canada, Ottawa

La Galería Nacional de Canadá, en Ottawa, tiene una de las mejores colecciones de fotografía del mundo. Es tan variada y rica que cuando la pinacoteca decidió exponerla al público tuvo que programar cinco grandes exposiciones, troceando cronológicamente los fondos para garantizar que no quedasen ocultos al público algunos de los tesoros que contienen.

La cuarta de las muestras está en marcha y permanecerá en cartel hasta el 1 de abril. Se titula Made in America 1900-1950 (Hecho en América 1900-1950) y abarca medio siglo revolucionario para el arte fotográfico: el paso del pictorialismo al modernismo y la irrupción del documentalismo social.

Más de un centenar de obras

Entre las más de un centenar de fotografías de la exposición hay piezas, algunas icónicas e inolvidables, de, entre otros, Walker Evans, Alfred Stieglitz, Edward Steichen, Lisette Model, Paul Strand, Ansel Adams, Weegee, Margaret Bourke-White, Berenice Abbott y Dorothea Lange.

Made in America 1900-1950 abarca un periódo de especial fertilidad y cambios para la fotografía, la época en que el medio emergía como un modo de expresión artística y, al tiempo, como un instrumento para captar los cambios sociales. Las piezas que componen la exposición, por ejemplo, muestran a las claras el paso del pictorialismo al modernismo y de éste al documentalismo.

Los paisajes pastorales e idealizados dieron pasa a la realidad tal cual esLos paisajes pastorales, las calles neblinosas y los retratos idealizados de comienzos de siglo, con foco suave, iluminación tenue y manipulación de los negativos para crear el efecto de que la foto es una prolongación de la pintura, dieron paso a la llegada de artistas interesados en mostrar la realidad tal cual es, con definición clara y realismo.

La democratización de la fotografía y el interés de los nuevos reporteros en captar la vida de la gente común y lao que sucedía en las calles fueron las dos consecuencias más notorias de la transición.

También fue una época de grandes cambios técnicos, con el invento de las cámaras y películas de 135 milímetros, manejables y cómodas frente a los aparatos pesados de la fotografía de gran formato.