Diésel
Los diésel representan casi dos terceras partes del mercado.

La Asociación de Fabricantes de Automóviles (ANFAC) se ha reunido este martes con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente para debatir el anuncio que el titular del departamento, Federico Ramos de Armas, realizó la semana pasada acerca de una posible subida de impuestos de matriculación a los automóviles de combustión diésel para atajar la polución en las grandes ciudades.

Entendemos que ellos están trabajando en atajar la contaminación del aireLa cita estaba programada para fechas posteriores, pero se ha adelantado a este martes 20 de marzo por la inquietud del sector automovilístico ante el anuncio de Ramos de Armas. Según explicó ANFAC tras las declaraciones del secretario de estado en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, gravar a los vehiculos diésel no mejoraría la calidad del aire mucho más que un "plan de rejuvenecimiento del parque diésel".

"La reunión se ha desarrollado en un clima bueno, le hemos trasladado nuestras inquietudes al Secretario de Estado, y por nuestra parte entendemos que ellos están trabajando en atajar la contaminación del aire", ha explicado a 20minutos.es un portavoz de la asociación de fabricantes.

El encuentro se ha celebrado a las 10 de la mañana en la sede de la Secretaria de Medio Ambiente, en la madrileña plaza de San Juan de la Cruz. A la cita han acudido tres representantes de ANFAC (el vicepresidente ejecutivo Mario Armero, el responsable de la comisión comercial Rafael Prieto y el director técnico Fernando Acebrón) y dos representantes ministeriales: el propio secretario Federico Ramos de Armas y la Directora de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, Guillermina Yanguas.

Visiones distintas sobre la contaminación

Desde el ministerio no han querido detallar a este medio el contenido de la reunión, pero fuentes de ANFAC se han mostrado esperanzadas tras el encuentro. "Hemos quedado en seguir trabajando en este asunto y en abrir una vía de diálogo y colaboración más dinámica entre ambas partes", afirman los fabricantes de automóviles.

Los motores diésel liberan una mayor concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) y de partículas en suspensiónLa solución impositiva la defendió el pasado miércoles el secretario de Estado, apelando a que los motores diésel liberan una mayor concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) y de partículas en suspensión (responsables ambos de la 'boina' contaminante que sufren habitualmente ciudades como Madrid) que los motores de gasolina.

Sin embargo, el impuesto de matriculación establece actualmente su tasa 'medioambiental' únicamente en función del CO2. Y es este tributo el que pretenden modificar en el Ministerio para incorporar una tasación extra a los vehículos con motor diésel.

Los fabricantes han defendido este martes ante Ramos de Armas que la reducción de la contaminación del aire pasa más por el rejuvenecimiento del parque diésel (según los fabricantes, "un 20% de coches antiguos genera el 80% de las emisiones de CO2") y por la adopción de "soluciones de movilidad de tráfico", en vez de aumentar los impuestos para vehículos diésel en época de crisis económica.

La medida más efectiva es la reducción en la densidad de circulaciónY es que uno de los problemas de esta medida, según ANFAC y la patronal de vendedores de automóviles (GANVAM), es que el parque automovilístico español está dominado actualmente por los modelos diésel. Según los vendedores, el 70,3% de los coches que se han vendido en 2011 estaban impulsados por gasóleo. Y la DGT contabiliza que el diésel (con 11,4 millones de coches en 2010) sigue dominando la flota en las carreteras frente a la gasolina (10,6 millones de coches).

El Plan Nacional de Mejora de la Calidad del Aire que presentó en 2011 el Ejecutivo Socialista alarmaba precisamente de la concentración de NO2 y partículas, y lo achacaba a la "dieselización del parque de vehículos español", que alcanza niveles de hasta el 60%. Pero las soluciones que proponían, en la misma línea del sector de automoción, no eran impositivas como las que proponen ahora en el Ministerio.

"Las medidas más efectivas para la mejora de la calidad del aire en lo referente a NO2 (...) se basan en la reducción de la densidad de circulación de vehículos en la zona urbana", afirmaba el Plan, que acentuaba además que ese 60% de flota diésel existente en España choca con el porcentaje en otras ciudades europeas como Estocolmo o Londres, donde los vehículos diesel suponen un 5-10% del total de vehículo.

Nada decidido

"Nos han comunicado que no se ha definido aún nada concreto y que no existe ninguna decisión definitiva sobre el aumento de la imposición a la matriculación de vehículos diésel", aseguran en ANFAC. Los fabricantes han salido de la reunión, de este modo, convencidos de que "no se va a hacer nada que produzca un daño importante a la industria de la automoción".

"Hemos atendido las inquietudes del sector, como lo hacemos con todos. Pero ha sido una reunión a nivel interno y no vamos a comentar nada de lo que se debatió dentro", han zanjado por su parte desde la Secretaria de Estado de Medio Ambiente.