Fabra quitará a Matas el título de Embajador de Valencia que Camps no quiso retirarle

Camps (i) saluda a Fabra en una imagen de archivo, cuando el primero era presidente de la Generalitat Valenciana y el segundo ostentaba la Alcaldía de Castellón.
Camps (i)  saluda a Fabra en una imagen de archivo, cuando el primero era presidente de la Generalitat Valenciana y el segundo ostentaba la Alcaldía de Castellón.
Juan Carlos Cárdenas /EFE

El presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, anunció este martes que su Gobierno retirará inmediatamente el título de embajador honorífico de la región a su excompañero de partido y expresidente de Baleares, Jaume Matas, después de que este haya sido condenado a seis años de prisión por cuatro delitos de corrupción. La distinción le había sido otorgada en 2003 por el expresidente Francisco Camps.

La retirada, según anunció Fabra mediante un mensaje en su perfil oficial de la red social Twitter, se materializará este viernes: "El próximo viernes, el Ple del Consell revocará la distinción de Embajador de la Comunitat Valenciana a Jaume Matas".

El máximo dirigente valenciano tomará una medida que ya le exigió el grupo parlamentario socialista en las Cortes Valencianas el pasado 4 de febrero. Ese día, la diputada Carmen Ninet solicitó anular la distinción teniendo en cuenta que Jaume Matas "no ha ejercido nunca como embajador, ya que jamás recibió del Consell encargo alguno para la promoción de los intereses de la Comunitat Valenciana". El motivo fundamental, sin embargo, no era otro que la imputación del exdirigente del PP en el caso Palma Arena.

"El señor Matas está imputado por nueve delitos relacionados con la corrupción, entre ellos prevaricación, cohecho, malversación de fondos y apropiación indebida, ligando sus actuaciones con la imagen la Comunitat y la honradez y la honorabilidad de las valencianas y los valencianos", denunció el PSPV.

El Ambaixador del agua

El título de Ambaixador (Embajador) fue creado por decreto decreto 247/2003, de 5 de diciembre, a los pocos meses de llegar Francisco Camps al Consell, como se conoce al Gobierno de la Comunidad Valenciana. Jaume Matas, que había dejado de ser ministro de Medio Ambiente de José María Aznar en abril de 2003 para presentarse a las elecciones autonómicas, lo recibió ya como presidente de Baleares por haber impulsado el trasvase de agua del Ebro a la cuenca valenciana.

El PSPV solicitó la retirada de la distinción en febrero de 2009, ocho meses después de que arrancase la investigación judicial por el sobrecoste del velódromo Palma Arena, un proyecto impulsado por el Gobierno de Matas y cuyo coste final pasó de 48 a 100 millones de euros. Entonces, el vicepresidente y mano derecha de Francisco Camps, Vicente Rambla, justificó que "ni la conducta de Matas es manifiestamente contraria a los intereses de la Comunidad, ni ha sido condenado por ningún hecho delictivo en virtud de una sentencia firme". Estos supuestos estaban contemplados en el decreto que regula la distinción como causas que podrían llevar a la retirada de la misma.

Matas no resultaría imputado en el Palma Arena hasta el 14 de octubre de 2009. Desde ese momento, y mientras se fueron conociendo detalles de la posible implicación del molt honorable president -como se trata oficialmente al dirigente de las Islas- en las distintas ramificaciones de la trama corrupta, la oposición reclamó a Camps en numerosas ocasiones que le retirase el título, sin éxito.

La Generalitat se amparó en la presunción de inocencia para mantenerse en su decisión. Lo hizo, incluso, cuando la dirección nacional del Partido Popular obligó a Matas a darse de baja de la formación. Oficialmente, Mariano Rajoy aceptó la "baja voluntaria" presentada por el exministro.

Alberto Fabra ha esperado hasta la primera condena de Matas (el caso Palma Arena se divide en 26 piezas o causas diferentes) para revocar la orden de Camps. La condena, en todo caso, no es firme, ya que el expresidente balear puede presentar recurso ante el Tribunal Supremo. Aún así Fabra ha decidido cumplir con las formas y mantener su máxima de que quienes entiendan la política como  algo más que una vocación de servicio pública, "no tienen cabida en este partido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento