Dientes de leche
Los primeros dientes suelen aparecer a los 6 meses.

Bost Anne-Sophie/Oredia

Los dientes de leche (dentición decidua, dentición infantil o dentición primaria) son el primer juego de dientes del ser humano. Generalmente son sustituidos, tras su caída, por dientes permanentes.

Los primeros dientes suelen aparecer a los 6 meses. Su caída se inicia alrededor de los cinco o seis años. El diente de leche cae cuando el permanente (bajo la encía) comienza a presionar y lo debilita poco a poco. Finalmente, el diente de leche cae y su hueco lo acabará ocupando el nuevo diente "definitivo".

Cuando aparezcan los molares, un cepillo con no más de 3 filas de cerdas Cuando el diente de leche empieza a moverse no hay que forzarlo y tampoco tocarlo con la lengua o con los otros dientes, ya que así se podría dañar el diente definitivo o la encía.

Solo si el diente está muy suelto, tanto que molesta al niño, se puede quitar. A medida que los dientes definitivos crecen y empiezan a salir, empujan a los anteriores, provocando que éstos últimos se desprendan.

Aunque no sean definitivos, los dientes de leche también exigen cuidado. Se pueden limpiar con un paño de aseo o un rollito de gasa. Son piezas blandas, por lo cual es necesario que cepillarlos con mucha suavidad.

Cuando aparezcan los molares se puede utilizar un cepillo infantil suave (con no más de tres filas de cerdas) humedecido (el bebé no necesita pasta dental). Un cepillo durará de seis a ocho semanas. Si se empieza a cepillarle desde temprana edad se creará en el niño un buen hábito de higiene.

Caries en los dientes de leche

Pero los padres no están plenamente concienciados: dos de cada seis niños presentan caries en su primera dentición. Así lo señala una parte de la 'Encuesta de Salud Oral en España 2010', del Consejo General de Colegios de Dentistas, realizada sobre población infantil (de 5 a 6 años), basada en la observación en consulta de 1.400 menores (700 españoles y 700 inmigrantes).

Si el de leche estaba infectado, el definitivo se va a infectar tambiénSin embargo, el 75% de los menores con este problema no recibe tratamiento. "A los padres hay que decirles que la caries es una infección y que si los dientes definitivos salen y los de leche estaban infectados, los dientes definitivos se van a infectar también, generando problemas serios", advierte el doctor Juan Carlos Llodra, vicesecretario del Consejo General de Colegios de Dentistas de España.

Este estudio compara, por primera vez, la salud bucodental de los niños inmigrantes y los nacidos en España. En concreto, la prevalencia de caries en niños inmigrantes es entre un 40 y un 50% mayor y tienen más caries sin tratar, 4 de cada 10 inmigrantes reciben tratamiento frente a 6 de cada 10 locales.

Por ello, los niños llegados de otros países necesitan cuatro veces más extracciones y endodoncias y sufren cuatro veces más dolor dentario que el resto.