"Cuando sabes que tu vida corre peligro no te imaginas el miedo que dan las listas de espera"

Antonio Moreno Navarro, en una céntrica plaza de Barcelona.
Antonio Moreno Navarro, en una céntrica plaza de Barcelona.
HUGO FERNÁNDEZ

Asus 66 años, Antonio Moreno Navarro se ha convertido en un férreo defensor de la sanidad pública. "Tengo cáncer de vejiga desde hace muchos años y sigo vivo. ¡Cómo para no defenderla!", explica a este diario mientras cuenta que desde antes del verano se manifiesta todos los miércoles contra los recortes en el sistema sanitario.

Antonio comenzó a protestar contra los tijeretazos cuando unos retrasos en las pruebas médicas estuvieron a punto de costarle la vida. "Tardaron dos meses en hacerme una cistoscopia para ver si me habían vuelto a salir nuevos tumores", cuenta indignado.

La prueba de Antonio dio positiva y tuvieron que volver a intervenirle. "Me dieron cita para un mes después. Cuando sabes que tu vida corre peligro no te puedes imaginar el miedo que dan las listas de espera", recuerda.

Por si fuera poco, el día de la intervención Antonio tuvo que volverse a su casa: "No había ningún anestesista libre". Por suerte, Antonio fue operado una semana después y en la actualidad se recupera satisfactoriamente de su enfermedad.

El problema, asegura, es que en Cataluña estas situaciones cada vez son más comunes. "Me han contado que hace poco mandaron a una chica de 18 años a su casa cuando ya estaba preparada para operarse del corazón", concluye Antonio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento