Rafael Correa
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, en una entrevista realizada durante su visita a Madrid para reunirse con el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy. Gustavo Cuevas / EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, que mantiene la incógnita sobre su asistencia a la Cumbre de las Américas debido a la ausencia de Cuba, afirmó en Madrid que "muchas veces la mejor participación es no participar". A la vez, presumió de la independencia de América Latina frente a los grandes organismos económicos, al asegurar "si una delegación del FMI aterriza en Ecuador con ínfulas de emperadores a decirnos qué hacer, por el mismo avión los regresamos, y nos va bastante bien".

El mandatario ecuatoriano aseguró que en los próximos días desvelará si finalmente acude o no a la cita en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias del próximo mes, que reunirá a los presidentes de los países latinoamericano con el de Estados Unidos, Barack Obama.

Correa critica que no se vaya a tratar en la Cumbre de las Américas la problemática con las islas Malvinas"Voy a consultarlo con miembros del gobierno, con países amigos y tomaremos una decisión, pero sí quiero anticiparle algo, muchas veces la mejor participación es no participar", señaló durante una breve visita a Madrid, donde se reunió con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y con la comunidad ecuatoriana.

Para asistir a la Cumbre de las Américas esperaría "compromisos concretos", ya que "en la última cumbre se habló del problema de Cuba, se dijo que iba a ser la última cumbre en la que no participara Cuba y ahora nos llaman de nuevo a discutir el mismo problema. Entonces, si no hay compromiso, si no hay concreciones, para qué asistir?".

"Nos duele mucho, yo no quiero crear un problema a nuestro buen amigo Juan Manuel Santos. No quiero irrespetar a Colombia, pero actuamos en base a principios, convicciones y además algún día nuestros pueblos nos reclamarán que estemos en tantas cumbres y ellos continúen en los abismos. Hemos de dar respuestas concretas a los problemas de América Latina", agregó.

Cuestionó también que en la cita no se vayan a tratar temas que afectan a países de la región, como la situación de las islas Malvinas, "una colonia inglesa frente a las costas de Argentina, a más de 14.000 kilómetros de Londres. Si no se tratan esos temas tan trascendentes ¿qué se trata?".

Sobre la inclusión en los debates de la cumbre del tema del narcotráfico, le parece "maravilloso" que se trate, pero duda de que conduzca a algo práctico. "Se hablará lo mismo, que el narcotráfico es un flagelo para la humanidad, y así no resolvemos el problema. Claro que la estrategia de represión actual ha sido un auténtico fracaso y sigue creciendo el narcotráfico, generando más violencia, más deshonestidad. Tenemos que generar estrategias, pero eso muchas veces no nos atrevemos ni a decirlo", señaló.

"A mi hermano le llaman el caín de Ecuador"

Sobre las elecciones del próximo año, preguntado si se presentará a la reelección para completar su proyecto, dijo que "lo fundamental no es quién está al frente de este proceso, sino que continúe".

No obstante, eludió dar una respuesta directa y aseguró que es una decisión que "tiene que tomar mi movimiento político. Debo estar donde más se me necesita y tenemos nuevamente la responsabilidad de garantizar la continuidad del proceso de cambio" porque "hemos recorrido mucho, pero falta muchísimo camino por andar".

El hermano de Correa anunció que ha reunido cerca de 250.000 firmas para inscribir a su movimiento político en el Consejo Nacional Electoral de EcuadorPreguntado sobre si existe otra personalidad en el movimiento oficialista Alianza País que pudiera presentarse respondió: "Créame que si la hubiera, cómo se lo agradecería. Eso es lo que estamos buscando".

"Lo importante es garantizar la continuidad del proceso, la victoria electoral. El que mejor lo garantice debe estar al frente, pero créame que si alguien más que yo lo puede garantizar, en buena hora".

Sobre esos comicios descartó que pueda producirse un duelo Correa (Rafael) contra Correa (Fabricio), tras el anuncio de su hermano mayor de que logró reunir unas 250.000 firmas para inscribir su movimiento político ante el Consejo Nacional Electoral.

El mandatario ecuatoriano reconoció que la postulación de su hermano mayor y su protagonismo político es un tema que le resulta "doloroso". "Hay que ver si es verdad que ha reunido las firmas. Pero si lo ha hecho y quiere hacerse candidato, lo que va a hacer es un gran ridículo", aseguró.

Según Rafael Correa "Ganarle a Lucio Gutiérrez en imagen negativa era difícil, pero Fabricio Correa lo ha logrado. Nadie le cree, nadie lo quiere. Es más, hay un repudio generalizado. La sociedad ecuatoriana le llama el caín de la historia del Ecuador. Si quiere lanzarse candidato electoral con su codicia, con su desequilibrio, allá él, pero va a hacer un gran ridículo", añadió.

Descarta un duelo Correa frente a Correa porque, sostiene, "Fabricio Correa a nivel político, electoral, no existe. Él se cree líder de la oposición, pero ni la propia oposición lo quiere. Hay un repudio generalizado".

"Brasil puede liderar algunas cosas"

El presidente ecuatoriano defendió en su entrevista su actuación frente a los medios de su país, especialmente en el caso del diario El Universo que acabó en los tribunales, y aseguró que no da esa lucha por terminada ni se arrepiente de haberla emprendido.

"La lucha contra el poder corrupto de cierta prensa eso continua, continuará", aseguró Rafael Correa, que se considera víctima de "cinco años de campaña sistemática de desprestigio, descrédito", que "no nos ha logrado vencer, pero ha sido fastidiosa".

Correa justifica sus actuaciones contra la prensa de su país con, según él, haber sido víctima de "cinco años de campaña de desprestigio"Sobre el momento actual de América Latina, cree que la región "no está viviendo una época de cambios, sino un verdadero cambio de época".

"Lo que está sucediendo era impensable hace diez años cuando estábamos sometidos totalmente al paradigma neoliberal y venía el FMI y el Banco Mundial a decirnos qué hacer o no hacer. Ahora si una delegación del FMI aterriza en Ecuador con ínfulas de emperadores a decirnos qué hacer, por el mismo avión los regresamos, y nos va bastante bien", aseguró.

Cree también que el buen momento actual se debe a mucho más que al alto precio de las materias primas de la región y que hay "mucho de irreversible en ese cambio".

Ve que Brasil, por su peso político regional, "puede liderar algunas cosas", pero sostiene que "en general se ve el liderazgo colectivo. Existe una coincidencia sin precedentes en América Latina en cuanto a visión, en cuanto a principios", a la búsqueda de la integración, concluyó.