La publicación en Internet durante semanas de informes confidenciales del Departamento de Seguridad Nacional de los EE UU es un embarazoso error que ha desatado un escándalo en el país.