El Papa nombra al cardenal Bertone próximo secretario de Estado
Reuters Reuters

Bertone, de 71 años, sucede al cardenal Angelo Sodano, de 78, quien se jubila tras quince años en el puesto. Sodano permanecerá en el cargo hasta el 15 de septiembre, cuando Bertone lo sustituirá oficialmente.

El Vaticano también anunció que el cardenal estadounidense Edmund Szoka, gobernador de Ciudad del Vaticano, se retirará ese mismo día y será reemplazado por el arzobispo Giovanni Lajolo, el ministro de Exteriores del Vaticano.

Los nombramientos fueron los últimos de una serie de cambios realizados en la jerarquía vaticana desde la elección del Papa en abril de 2005.

El secretario de Estado tiene amplios deberes administrativos como coordinador del trabajo de los departamentos del Vaticano y sus relaciones con las operaciones de la Iglesia católica en todo el mundo.

Bertone no tiene experiencia diplomática, pero en su nuevo cargo supervisará las relaciones del Vaticano con casi 174 países.

En marzo del año pasado, Bertone saltó a los titulares de todo el mundo cuando lideró las críticas del Vaticano contra 'El código Da Vinci', calificando el libro superventas de 'saco lleno de mentiras' e instando a los católicos a rechazarlo.

Bertone, que fue nombrado cardenal en 2003, ha sido arzobispo de la ciudad de Génova, en el noroeste de Italia, desde 2002.

Fue uno de los cardenales electores que participaron en el cónclave que eligió a Benedicto XVI en abril de 2005.

Antes de trasladarse a Génova, Bertone trabajó con el futuro Papa, el entonces cardenal Joseph Ratzinger, en la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Considerado un teólogo de talla mundial, fue el número dos del importante departamento que se encarga de la doctrina de la Iglesia entre 1995 y 2002.

En ese puesto, Bertone ayudó al entonces cardenal Ratzinger a abordar las extensas ramificaciones del escándalo de abusos sexuales en Estados Unidos.

Nacido en una modesta familia de ocho hijos en la región del Piamonte, en el norte de Italia, Bertone es un apasionado aficionado de la Juventus de Turín.

/Por Philip Pullella/