La actriz Elena Anaya por "La piel que habito" y José Coronado, por No habrá paz para los malvados, han sido elegidos por los lectores de la revista Fotogramas los mejores intérpretes de cine de este año.

"'Rock'n'roll' otra vez", dijo un emocionado José Coronado al recoger su premio, mientras Elena Anaya, que el año pasado obtuvo el mismo galardón por su trabajo en Habitación en Roma, hizo lo propio con su compañero Jan Cornet.

Lo dedico a todos los actores y actrices que me han dado la réplica en estos 25 años

Amparo Baró, que no pudo recoger su premio por encontrarse enferma, y Paco León fueron reconocidos como los mejores en teatro, y Jon González e Inma Cuesta se llevaron los premios como mejores actores de televisión.

La gala, que comenzó puntual a las diez y media de la noche en una abarrotada sala Joy Eslava de Madrid, celebraba también el premio a toda una vida dedicada a la cinematografía, y que este año recayó en el director, productor y guionista Elías Quejereta.

"Es supercomplicado ganarse la vida haciendo películas", dijo Anaya, y dedicó el premio "a toda esta gente que va al cine y que se compra la revista Fotogramas".

"El que no entienda el cine como un trabajo en equipo está muy equivocado", dijo Coronado, que excusó no ir de esmoquin porque se le rompió el que tenía al recoger el Goya, dedicó su éxito a "todos los actores y actrices que me han dado la réplica en estos 25 años", lo que fue contestado con un "olé" por el publico.

"Me da corte ganar a Viggo Mortensen y a Héctor Alterio"

Juanjo Artero entregó el primer premio de la noche a Inma Cuesta, como mejor actriz de televisión por su trabajo en Águila roja, que disputó a Ana Duato por Cuentáme cómo pasó y Blanca Suárez por El Barco.

Pero la primera ovación de la noche se la llevó Jon González, elegido por los lectores de Fotogramas como mejor actor de televisión por su papel en Gran Hotel.

González, que dedicó su premio a su hermano Aitor, su "fuente de admiración y devoción", ganó a Mario Casas, por El Barco y a David Janer, que competía por Águila Roja.

Emma Suárez, espectacular y ajustada en su traje de Amaya Arzuaga de color rojo bordeado de lentejuelas y enseñando pierna, entregó el premio al mejor actor de teatro a Paco León, por The Hole.

"Me da un poquito de corte ganar a Viggo Mortensen y a Héctor Alterio. Igual este premio -bromeaba el actor- demuestra que los lectores de Fotogramas quizá saben mucho de cine, pero no tanto de teatro", y valoró con emoción que es el primer premio que recibe que no es "pal Luisma".

Duelo de "diosas"

Es supercomplicado ganarse la vida haciendo películas

El próximo "chico Almodóvar", Javier Cámara, tras reconocer que era difícil dar esta noche un premio a la mejor actriz de teatro porque competían "tres diosas", desveló el galardón para Amparo Baró por su trabajo en Agosto, un premio que la actriz agradeció en un vídeo y que dedicó al director Gerardo Vera y a su amiga Carmen Machi.

"Cuando sea mayor quiero ser igual de buena actriz que tú", decía la convaleciente "Sole", que obtenía su segundo "fotogramas", tras el conseguido como actriz de televisión por Siete vidas.

Recogió el galardón su "sobrina" en la ficción, su compañero de reparto Irene Escolar, quien disculpó a la enferma y dijo de ella que ha hecho "historia en el teatro".

Jan Cornet, "descubierto" para La piel que habito por Pedro Almodóvar, dio su premio al intérprete más buscado en www.fotogramas.es a Blanca Suárez, que se lo disputaba a Inma Cuesta y Maxi Iglesias.

Bayona, y Michelle Jener, de negro y con pronunciadísimo escote, entregó uno de los pocos premios que se sabían: la mejor película extranjera a Drive, de Nicolas Winding Refn.

Carmen Maura, radiante de pantalones rojos y camisola de colores, dio a Enrique Urbizu su premio a la mejor película española, No habrá paz para los malvados, resultado de la votación de los 38 críticos de cine de Fotogramas.

A Urbizu, según dijo, le hacía ilusión que se lo entregara Carmen "con la que hice cine y muchas cosas más cuando yo llegué a Madrid", dijo entre las risas del público y después aseguró, también entre risas, que "lo que hubo se queda entre ella y yo".

El director dedicó el premio a los productores, y a José Coronado.