Según dicho trabajo, mientras que las mujeres inteligentes que deciden continuar con sus estudios superiores reducen un 40% sus posibilidades de contraer matrimonio, los hombres con un alto cociente intelectual aumentan un 40% las posibilidades de pasar por el registro. Otras conclusiones apuntan a que mientras las mujeres buscan hombres inteligentes y prefieren esperar a encontrar a alguien interesante, ellos están más interesados en encontrar mujeres que se asemejen a sus madres y que los apoyen en casa antes de ir a trabajar.