El diputado del Grupo Popular y miembro de la Comisión de Investigación de GFB Carlos Bedia considera "el colmo de la cobardía" las quejas de PSOE y PRC sobre las declaraciones del presidente Ignacio Diego en este órgano parlamentario en el que ha intervenido este viernes.

Las afirmaciones tras la Comisión en las que el jefe del Ejecutivo regional aseveraba que "estos tíos han pedido la dignidad y la vergüenza" —por la participación de los miembros de la oposición en las protestas de este jueves— han provocado que el PSOE pida el amparo del presidente del Parlamento y que el PRC haya advertido de su deriva "pendenciera" ante estos "insultos".

En un comunicado, Bedia ha replicado a la "coalición de oposición" que su "obligación" era opinar sobre la comparecencia de Diego en la Comisión —en la que renunciaron a seguir participando— y no en ruedas de prensa".

A juicio del diputado del PP, "que la coalición de oposición PRC-PSOE se queje ahora de las declaraciones del presidente en la comisión parlamentaria que investiga GFB es el colmo de la cobardía" y "que soliciten amparo al Parlamento de Cantabria ante las palabras del presidente se asemeja más a la actitud de un parvulario en el recreo, que al comportamiento que debe tener un parlamentario ejerciendo su obligación y responsabilidad".

Bedia recordó a regionalistas y socialistas que "la dignidad de los diputados es mayor cuando cumplen con las responsabilidades para las que les pagan los cántabros, pero parece que el daño a la imagen del Parlamento de Cantabria que ha producido la huida de los grupos de la oposición de la Comisión de Investigación sobre GFB no les preocupa lo más mínimo".

"Podían haber defendido su postura en la Comisión que investiga GFB", sentenció Carlos Bedia, quien añadió que, de este modo, "habrían tenido la posibilidad de argumentar su posición cara a cara y no escondiéndose detrás de los micrófonos de una rueda de prensa".

Bedia señaló que para definir la actitud de los diputados de la oposición "no encuentra ningún adjetivo que se acerque más a la verdad que llamarlo cobardía y, especialmente, si se tiene en cuenta que la comparecencia de Ignacio Diego ante la comisión de GFB fue solicitada por ellos y no estar presente es una falta de respeto hacia el propio Presidente del Gobierno de Cantabria y hacia el Parlamento".

Para el diputado del Partido Popular, "ni PRC ni PSOE tiene derecho a desprestigiar las instituciones y encima sentirse ofendidos". "No tienen derecho a abandonar una comisión parlamentaria por mucho miedo que tengan a escuchar lo que en ella se diga", finalizó.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.