Nazismo
Unos prisioneros son liberados del campo de exterminio de Auschwitz. ARCHIVO

La primera piedra de un futuro museo en el que estudiar los crímenes cometidos por los nazis ya está colocada en Múnich. Autoridades federales alemanas y del estado federado de Baviera han dado por inaugurada este viernes la construcción de un centro de documentación en la ciudad de Múnich sobre el nacionalsocialismo, cuyo objetivo será abordar los crímenes cometidos durante el Tercer Reich.

Hasta 2014 no abrirá sus puertas, pero el ministro de Cultura alemán, el cristianodemócrata Bernd Neumann, ha destacado la importancia de este proyecto tanto para Múnich y Baviera como "para la cultura de la memoria en toda Alemania". El alcalde de Múnich, el socialdemócrata Christian Ude, recordó que esta ciudad fue la "capital del movimiento" liderado por Adolf Hitler, "el germen" y "la incubadora del nacionalsocialismo".

Si se cumplen las previsiones del ministerio, el centro de documentación costará 28,2 millones de euros y recibirá 250.000 visitantes al año. El museo ocupará un antiguo recinto que entre 1930 y 1945 albergaba al cuartel general del Partido Nacionalsocialista.

El museo saldará una "vergonzosa hipoteca histórica" con las víctimas del nazismoMás de 65 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, se va a poder saldar esta "en extremo vergonzosa hipoteca histórica", ha declarado el regidor de Múnich. El ministro recordó que "aquí es donde los nacionalistas consolidaron su poder" y "donde comenzó el horror nacionalsocialista, al que siguieron atroces crímenes contra la humanidad y guerras de exterminio".

La reconversión de la ciudad comenzó en los primeros años después de que hubiese acabado la Segunda Guerra Mundial. El Gobierno federal redestinó los antiguos campos de concentración en grandes memoriales de las víctimas de los crímenes del Tercer Reich, pues eran el lugar más representativo del horror nazi, ha señalado Neumann.

El ministro de Cultura ha calificado esa decisión del gobierno de "correcta y comprensible" a lo que ha añadido que cada vez más las preguntas van orientadas a conocer a los autores de los crímenes y sus motivos. "Como mejor podemos responder a estar cuestiones es en sitios reales, en los lugares propios de los autores (de estos crímenes)", como éste en el que se va a erigir el centro de documentación, explicó.

"Hay que actuar de forma inequívoca contra la xenofobia, el racismo y el antisemitismo", ha indicado Neumann. Y en eso, es una pieza clave la obligada "labor de concienciación" que hay que llevar a cabo sobre todo entre los más jóvenes. El Gobierno no pierde este objetivo de vista con la "importante contribución" del futuro centro de documentación.

Al acto acudieron también algunos testigos del horror nazi, como la presidenta de la Comunidad Israelí de Múnich, Charlotte Knobloch, así como Max Mannheimer, de 92 años, superviviente del Holocausto.