El decreto de la Junta de Andalucía que abre la posibilidad de regularizar viviendas construidas en suelo no urbanizable abre unas expectativas de legalización que "no se podrán cumplir fácilmente si no se ponen los medios necesarios, económicos y de planeamiento, que ahora no existen", según las conclusiones de las Jornadas que el Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla (COAS) ha celebrado entre los días 5 y 8 de marzo en la sede de la Fundación para la Investigación y Difusión de la Arquitectura en Sevilla (Fidas).

Según indica el Colegio en una nota, el encuentro, organizado por las agrupaciones de Arquitectos Urbanistas y Arquitectos de la Administración Pública del COAS, ha tenido como objetivo "poner de manifiesto la necesidad de que los profesionales de la arquitectura participen activamente en la aplicación de este cambio legislativo, el decreto por el que se regula el régimen de las edificaciones y asentamientos existentes en suelo no urbanizable en la Comunidad".

Las expectativas que crea el decreto, dicen las conclusiones, "serán difícilmente viables por propia la formulación del texto y por la falta de medios para su aplicación". Por ello, consideran que "deberá estar acompañado de una previsión presupuestaria autonómica para implementar los procesos, ya que actualmente los ayuntamientos no tienen capacidad para gestionar adecuadamente estas competencias urbanísticas, sin perjuicio de que estos fondos sean recuperables a cargo de las regularizaciones posteriores".

Asimismo, el decreto "debería evitar que se perjudique el crecimiento regular de los municipios por favorecer la integración de asentamientos, y clarificar los conceptos que aparecen con gran nivel de indeterminación". Consideran que " debería determinar la documentación técnica necesaria para la regularización, y especificar el técnico habilitado según el uso de la edificación a reconocer y distinguir las condiciones mínimas de habitabilidad".

Los arquitectos de Sevilla creen también que este decreto "debería servir para iniciar una reflexión sobre el suelo no urbanizable, reabriendo el debate de los usos en el medio rural y contemplando la posibilidad de establecer usos residenciales aislados no vinculados a la productividad tradicional del mismo, así como la apertura a los nuevos conceptos de la explotación sostenible y valoración del territorio".

Replantear el modelo territorial

En este sentido, se considera necesario que la comunidad autónoma "se replantee el modelo territorial de Andalucía, asumiendo usos turísticos y recreativos, y modelos residenciales alternativos".

Estos profesionales también consideran las conclusiones que "el decreto no va a detener el proceso de parcelación ilegal en el medio rural si no se ponen en marcha medidas de fomento de la disciplina urbanística y de aplicación del régimen sancionador establecido en la legalidad vigente, que debería incluir previsiones en evitación de la incidencia del efecto cercanía".

Sobre estas jornadas, el decano del COAS, Ángel Díaz del Río, ha subrayado que los arquitectos deben desempeñar el papel fundamental en la aplicación de la nueva normativa, ya que "son los profesionales con competencias específicas en urbanismo y proyectos relacionados con viviendas". "La sociedad puede confiar en el trabajo de los arquitectos, porque nadie como ellos garantizará que la regularización de las viviendas se lleve a buen término", agrega.

La jornada de clausura concluyó con una mesa redonda bajo el título 'La problemática de las edificaciones y asentamientos existentes en suelo no urbanizable de la Comunidad Autónoma de Andalucía'.

Los protagonistas de la mesa fueron los representantes de cada uno de los tres grupos políticos presentes actualmente en el Parlamento andaluz, esto es, PSOE (Alfonso Rodríguez Gómez de Celis), PP (Alicia Martínez) e IU (Ignacio García Rodríguez). Los diputados estuvieron acompañados por Andrés Salazar Leo y Rafael González Millán.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.