En declaraciones a Europa Press, Fernando Pizarro ha apelado "a la responsabilidad de cada uno" de los concejales socialistas acusados por la fiscalía, entre ellos la que fue alcaldesa en la anterior legislatura, Elia María Blanco.

El primer edil placentino ha recordado "el compromiso adquirido" por Vara en agosto de 2010 de que si "se llegaba a esta situación tendrían que abandonar el acta" los ediles, a los que reclama, por tanto, que cumplan lo comprometido "por la ciudad y la institución". Al respecto, Pizarro sostiene que ya "ha sido bastante maltratada tanto la administración como la ciudad".

"Aquí nadie más tiene la culpa que aquellos que supuestamente han hecho una cuestión de manera indebida y sin ajustarse a la legalidad debida", ha sentenciado Pizarro, quien ha puesto como ejemplo la actitud ante este tipo de casos del Partido Popular, en el que ha habido incluso vencedores en elecciones que "han abandonado su cargo público" para hacer frente a una "situación judicial", en clara alusión implícita a Francisco Camps.

Tres concejales actuales

De los siete acusados en el caso de presunta corrupción tres de ellos son concejales en la actualidad de la corporación placentina: la exalcaldesa Elia María Blanco Barbero, Francisco Barbancho y Mónica García.

Sobre el escrito de acusación de la fiscalía, el alcalde de Plasencia expone que "son cuestiones judiciales en las que difícilmente" puede entrar. "No debo juzgar los escritos del fiscal", ha apuntado.

Por tal motivo, no ha querido el regidor placentino tampoco valorar la idoneidad o proporcionalidad de las penas solicitadas por el fiscal, al tiempo en que ha insistido en que este proceso judicial "ha hecho especialmente daño a Plasencia y en este caso al ayuntamiento". "Vuelve a ser protagonista Plasencia de una situación que no le corresponde", ha concluido Fernando Pizarro.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.