El Comité de Empresa y la Junta de Personal del Gobierno de Cantabria advierten de que los recortes "ya están afectando" a la prestación de servicios "esenciales" para el ciudadano.

Tras el "éxito" de la manifestación de este jueves, —que congregaron en las calles de Santander a entre 2.000 y 4.500 personas, según Policía y organización, respectivamente—, los empleados públicos defienden que la negociación se erige como la "única vía aceptable" para abordar la situación del sector público.

En concreto, el Comité de Empresa y la Junta de Personal, que representan a unos 5.000 trabajadores, reclaman al Ejecutivo en un comunicado que las medidas que afectan a los empleados públicos se negocien y que dicha negociación se lleve a cabo en las mesas correspondientes.

Una de estas medidas, la reordenación de la Administración, y que es considerada "de las más graves", se ha anunciado "sin negociar", y, según los representantes de los trabajadores, "persigue el adelgazamiento de las plantillas y la externalización de los servicios".

Para el Comité de Empresa y la Junta de personal, "con ello se restan derechos, se esconde una movilidad funcional indiscriminada y arbitraria y aboca a todos los empleados públicos a una gran incertidumbre".

Los representantes de los trabajadores denuncian además que las medidas de recorte ya están teniendo como consecuencia la disminución del personal y advierten que esto repercutirá en la prestación de los servicios a la ciudadanía.

"La atención a la dependencia, a la infancia y muchos otros servicios esenciales van a verse menguados a causa de los recortes, con el consiguiente deterioro del servicio", sostienen.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.