La fiscalía provincial de Cáceres ha presentado ante el juzgado de instrucción número 4 de Plasencia el escrito de acusación contra los imputados en el caso de presunta corrupción en el consistorio placentino.

Dicho escrito de acusación pide tres años y medio de prisión para la exalcaldesa Elia María Blanco Barbero, Francisco Barbancho, Enrique Tornero y José Antonio Romero Vega.

Para Blas Raimundo solicita dos años y medio de prisión, mientras que para Pablo Sánchez del Mazo y Mónica García la fiscalía solicita un año de prisión.

A Elia María Blanco Barbero, Francisco Barbancho, Enrique Tornero y José Antonio Romero Vega la fiscalía les acusa de un delito continuado de prevaricación, delito continuado de fraude y delito continuado de tráfico de influencias.

Además de la pena de prisión en el caso de Elia María Blanco se solicitan 25 años de inhabilitación para empleo y cargo público y una multa de 550.000 euros.

La sanción para Francisco Barbancho es de 520.000 euros y 25 años de inhabilitación, mientras que para Enrique Tornero la sanción económica asciende a 460.000 euros, cifra que es de 470.000 euros en el caso de José Antonio Romero, siendo para estos dos últimos también de 25 años el periodo de inhabilitación.

Para Blas Raimundo además se solicita una sanción de 75.000 euros y una inhabilitación de 23 años, mientras que para Mónica García la cuantía de la sanción es de 28.000 euros y un periodo de inhabilitación de 16 años. Por último la sanción que la fiscalía solicita para Pablo Sánchez del Mazo es de 45.000 euros y un periodo de inhabilitación de 16 años.

Quebranto de la imparcialidad

Según la fiscalía de Cáceres, Elia María Blanco Barbero, Francisco Barbancho, Blas Raimundo, Enrique Tornero, Mónica García y Pablo Sánchez del Mazo quebrantaron la confianza y la imparcialidad propias de la función pública y se valieron de su posición en el ayuntamiento para conseguir la tramitación fraudulenta del procedimiento de adjudicación de contratos y encomendar así al empresario José Antonio Romero Vega la ejecución de varias obras a cargo del consistorio placentino.

Así, los miembros del consistorio y el empresario convinieron que las obras fueran ejecutadas sin control por los servicios municipales, sin haber proyecto o presupuesto previo; como única garantía de haber ejecutado la obra y de la idoneidad de las mismas valía el visto bueno de los concejales.

Estos concejales validaban las facturas presentadas por Romero Vega, que contenían conceptos difusos y difíciles de fiscalizar e importes muy superiores al los habituales del mercado, por lo que según la fiscalía se ha causado un menoscabo patrimonial al consistorio.

El procedimiento usado era el del fraccionamiento de las facturas de las obras para no alcanzar lo estipulado como contrato menor. Validada la factura por el concejal delegado era posteriormente aprobada por el concejal de Hacienda y Cuentas y firmada por la alcaldesa de la ciudad.

Según la fiscalía la primera de las obras fraudulentas comienza en febrero de 2007 cuando Mónica García encarga el acondicionamiento de la Pista de la Data por un importe total de 40.545,11 euros que fueron pagados en 4 facturas diferentes.

La segunda de la serie de facturas corresponde al acondicionamiento del acerado de parte del polígono industrial de la ciudad de Plasencia, encargado también por Mónica García, que se fraccionó en 18 facturas con un montante total de 208.037,76 euros, firmando todas las facturas la propia Mónica García, menos la última, validada ésta en la siguiente legislatura por Blas Raimundo.

En este caso el interventor municipal puso objeciones a 12 de las 18 propuestas de gastos avisando de la coincidencia del concepto y el adjudicatario.

Instalaciones deportivas

La tercera obra es el acondicionamiento del campo de Fútbol de Los Pitufos, encargada por Enrique Tornero, con un montante de 208.170,72 euros pagados en 19 facturas, con observaciones desde la intervención municipal en 17 de las 19.

Entre julio de 2007 y octubre de 2009 José Antonio Romero se ocupó del mantenimiento de la Ciudad Deportiva de Plasencia, por encargo de Enrique Tornero, con la presentación por parte del empresario de 34 facturas distintas, con un importe total de 329.592,54 euros.

La fiscalía, según el informe pericial, considera que, en este último caso, se facturaron cantidades muy superiores a los precios de mercado y que se habría causado un perjuicio económico al consistorio placentino de 192.715,36 euros.

La quinta de las obras que la fiscalía considera motivo de delito es la reforma realizada en la piscina climatizada de Plasencia, encargada también por Enrique Tornero, con un importe de 130.462,04 euros presentado en 13 facturas. Se trata de una obra en la cual los técnicos han detectado un importe muy superior al precio de mercado, con un perjuicio para el Ayuntamiento de Plasencia de 29.626,55 euros.

La sexta obra investigada es la de la creación de una pista de motocross y autocross, encargada por Enrique Tornero con importe de 104.311,16 euros y que se facturó en 10 veces. En esta ocasión el montante diferencial entre el precio pagado y el precio de mercado asciende a 21.694,34 euros, con lo cual se considera que también se procedió a un perjuicio para las arcas municipales.

Aparcamiento de superficie

La última de las obras es la del aparcamiento en superficie en las Huertas de la Isla, con un proyecto valorado en 95.712,78 euros. Dando la casualidad además, según la fiscalía, que las obras comenzaron el 21 de julio de 2008 y la invitación a las empresas se realizó el 22 de julio.

La obra se facturó en dos partes, la primera de las cuales fue visada por Mónica García con un importe de 49.985,56 euros y la segunda por el nuevo concejal de obras, Blas Raimundo, con un importe de 42.920 euros. La desviación entre el precio de mercado y el precio pagado por el consistorio placentino asciende en esta ocasión a 46.154,30 euros.

Debido a estas desviaciones realizadas en perjuicio de las arcas municipales, la fiscalía de Cáceres solicita que Elia María Blanco, Enrique Tornero, Francisco Barbancho y José Antonio Romero hagan frente a una responsabilidad civil de 244.036,25 euros más los intereses legalmente previstos en beneficio del Ayuntamiento de Plasencia por las obras de la pista de motocross, la ciudad deportiva y la piscina municipal.

De la misma manera Francisco Barbancho, Blas Raimundo, Elia María Blanco y José Antonio Romero Deberán indemnizar al consistorio placentino con 46.154,30 euros más los intereses por las obras del aparcamiento provisional de las Huertas de la Isla.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.