Varios modelos de Coca-Cola
Algunas de las presentaciones en el mundo de la botella de Coca-Cola. EFE

Coca-Cola han decidido modificar el proceso de fabricación de sus productos en California para evitar una normativa de este Estado que le obligaría a indicar en su etiqueta que contiene un residuo que, eventualmente, podría tener incidencia en alguna enfermedad cancerígena.

Así lo han indicado este viernes fuentes de Coca-Cola España, que han detallado que este cambio solo se producirá en California, a raíz de la entrada en vigor de una nueva normativa que afecta a todos aquellos alimentos procesados que contienen el ingrediente 4-metilimidazol (4-MEI), más de 200 productos de distintas compañías, como el café, la cerveza o el flan.

Habría que consumir mil litros de un refresco durante dos años seguidos para que pudiera tener alguna incidencia Este residuo al que hace referencia la norma californiana se genera al tostarse el azúcar o caramelo que lleva el producto alimentario durante su fabricación y elaboración. Sin embargo, las mismas fuentes han criticado una normativa que se basa en un estudio que hablaba de una vinculación con el cáncer, pero que fue rebatido por la Organización Mundial de la Salud, OMS, quien ya afirmó que el riesgo entre el 4- MEI y el cáncer era menor que comer patatas fritas hechas en casa.

En este sentido, han añadido que según estudios de la agencia estadounidense que regula el mercado de alimentos y fármacos habría que consumir mil litros de un refresco de cola durante dos años seguidos para que, eventualmente, la acumulación de esos residuos pudiera tener una incidencia en alguna enfermedad.

Han detallado que la compañía tenía que decidir si incluía en la etiqueta de sus refrescos de cola que llevaba un residuo que podría ser cancerígeno o bien retocar el proceso de fabricación para eliminar esa sustancia, opción por la que finalmente se ha decidido tras investigar el proceso que le permite fabricar el refresco sin generarla.

Fuentes de Pepsico han asegurado que la compañía ha pedido a los proveedores del caramelo que utiliza para fabricar sus refrescos que cambien el proceso de elaboración para que no contenga esta sustancia afectada por la normativa del estado de California.

Las mismas fuentes, que han incidido en que no hay evidencias científicas de que el 4-MEI sea perjudicial para la salud, han explicado que los productos de Pepsico siguen siendo seguros para el consumo y que la seguridad es importante y prioritaria para la compañía.