Ines Ballester d
Inés Ballester (Sergio González) Sergio González
La letra de Inés Ballester nos muestra a una persona muy confiada en sus capacidades y en sus propias cualidades. Se acepta como profesional y como persona, tiene una seguridad y un aplomo que se manifiestan en su forma de ser lo que hará que, difícilmente, se sienta presionada por medios externos o agobiada por el qué dirán.

No es de extrañar que haya elegido como carrera profesional la televisión, porque es una buena comunicadora, hábil cuando se trata de exponer ideas y de implicar a sus interlocutores. En su vida en general, se siente orgullosa de lo que ha conseguido, superando aquello que su familia había previsto para ella cuando no era más que una niña.

Muy natural en el trato, se acerca a los demás con verdadera sinceridad y trata de estar cercana a su público. No utiliza subterfugios ni manipula a los demás con tal de conseguir sus objetivos, ni presenta una doble cara según esté en el ámbito profesional o rodeada de su familia o amigos.

No obstante, lo anteriormente dicho no significa que sea una persona extrovertida que se convierta en el centro de todas las reuniones. Por el contrario, la personalidad de Inés en estos casos le llevará a estar más en un segundo plano, escuchando y participando cuando lo crea conveniente, lo que le lleva a procesar la realidad y a utilizar todas estas experiencias en el futuro.

Es bastante reflexiva y no le asusta enfrentarse a sus errores. Si se encuentra en una dificultad, saldrá adelante a base de obstinación y de repetir aquello que falla hasta que salga bien. En este sentido es muy constante, no dejará las cosas a medias.

Bastante optimista por naturaleza, se encuentra en un buen momento de su vida, activa y motivada para desarrollar los proyectos que tiene entre manos.

Muestra preocupaciones de tipo estético. Le gusta tener las cosas a su alrededor muy ordenadas, todo en su sitio y guardando una determinada relación entre los diversos elementos.

En su entorno profesional tirará de agenda para llevar todo calculado al minuto lo que le permitirá atender todos los compromisos que se proponga. Sin embargo, a pesar de esa necesidad de orden que puede rozar lo obsesivo, el día a día seguramente no le permitirá mantener un estricto horario, por lo que se adaptará sin demasiados problemas a los cambios de su rutina diaria.

Así es Inés Ballester, una mujer cercana a su público, confiada en el futuro y, sobre todo, sin doble cara.