El secretario regional de Socialistas Independientes de Extremadura (SIEX), José Antonio Jiménez, ha solicitado a Izquierda Unida (IU) que rectifique su actual "apoyo" al Gobierno regional del PP, y ha reconocido que su formación ve con "buenos ojos" la presentación de una moción de censura para "cambiar el rumbo" de la comunidad y poder practicar así "otra política" que "solucione los problemas a los ciudadanos".

Asimismo, ha advertido de que "no se está cumpliendo nada" del programa con el que IU y SIEX concurrieron de forma conjunta a las pasadas elecciones autonómicas, y ha reiterado la postura de su partido de que la formación izquierdista "debió de mandar para atrás" los presupuestos extremeños de 2012 cuando tuvo oportunidad —recuerda— en su momento en el parlamento regional.

Ha criticado en concreto los datos "poco lógicos" de déficit de Extremadura acumulados en los últimos meses de 2011 a tenor del "desarrollo" que dicha materia había experimentado durante el citado año, y ha sugerido también que el consejero de Hacienda debería "dimitir" a su juicio por el "choteo" en las cifras y por haber "escondido información" relativa a posibles recortes.

En este sentido, en rueda de prensa en Mérida, ha lamentado el "oscurantismo" del Ejecutivo autonómico en cuanto a las cifras de déficit y a los "recortes" que deberá introducir "en educación y sanidad" para cumplir con los objetivos planteados en dicha materia; y ha considerado que tanto a nivel nacional como en la región el PP trata de "asustar a los ciudadanos" para justificar las medidas que introducirá, ha dicho, tras las elecciones andaluzas.

"El PP tenía claro que el estado de bienestar iba a sufrir una cornada", ha sentenciado Jiménez, quien ha criticado el "apoyo" de IU, "que no de SIEX", al Ejecutivo extremeño del PP, y ha criticado a dicha formación izquierdista por ser "el socio cada vez más preferente" de los 'populares' en la región.

Subida "artificial"

En su intervención ante los medios, ha considerado que el Gobierno regional tiene "pensadas" ya las medidas que aplicará para cumplir los objetivos de déficit, después de que los actuales presupuestos hayan quedado ya "obsoletos", y ha considerado que sería "una locura" que entre ellas se encontrase el incremento de impuestos.

Así, tras cifrar entre 250 y 300 millones de euros el recorte que, según ha dicho, deberá aplicar el Ejecutivo autonómico en los presupuestos regionales, se ha mostrado convencido de que dicha dotación "tendrá que salir de sanidad y educación, porque de todo lo demás ya no hay", y ha augurado que además "se camina hacia la privatización de servicios" y hacia el "copago".

Ha considerado igualmente "una tomadura de pelo" la política "neoliberal" de un Partido Popular que "ha enseñado la patita" con unos presupuestos "cada vez más restrictivos" en Extremadura y que, además, a su juicio, "no tiene criterio propio" sino que "sólo hace lo que le dice Madrid".

En este sentido, ha insistido en que es "necesario" que el Gobierno extremeño actúe con "claridad y transparencia" en cuanto a las medidas de recorte que tenga previstas, y ha subrayado que para

Siex "extremadura necesita otro gobierno que solucione los problemas de los ciudadanos".

Moción de censura

Para lograr esto último, Jiménez ha recordado que la formulación de una moción de censura "es una de las posibilidades". "Ésa es la posibilidad que nosotros (SIEX) planteamos y hemos planteado", ha señalado.

Asimismo, ha advertido también de que tras las elecciones andaluzas del 25M "se incluirá un recorte en los Presupuestos Generales del Estado y en las previsiones de ingresos de las comunidades autónomas".

Supuesta manipulación

Por su parte, el concejal de SIEX en el Ayuntamiento de Mérida, Antonio Vélez, ha considerado que el Ejecutivo regional ha cometido "una manipulación intencionada" en el cierre del ejercicio presupuestario del 2011 "acumulando más gastos contabilizados", así como "difiriendo ingresos que se tenían que haber contabilizado en diciembre en enero, al siguiente ejercicio", lo que "propicia lógicamente el aumento del déficit".

Lo ocurrido supuestamente "es una cuestión de prestidigitación interesada muy grave que rompe un viejo modelo de respeto a los procedimientos y en lo funcionarial", según ha concluido Vélez, quien ha calificado la citada supuesta práctica del Ejecutivo regional como "ingeniería financiera o contable de parte interesada con intención bastarda".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.