El nuevo coordinador institucional del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Delegación de Andalucía, Miguel Ferrer Baena, que ha relevado en el cargo al director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, ha señalado que "el realmente grave y mal" estado del río Guadalquivir "no es irreversible", por lo que con "un plan adecuado, con decisión política e inversión suficiente" puede cambiarse la situación.

"La mala noticia es que el estado del río desde hace tiempo es realmente grave y malo; la buena, que no tiene porque ser irreversible", ha afirmado el investigador y biólogo sevillano en una entrevista concedida a Europa Press, después de que haya sido nombrado coordinador institucional del CSIC en Andalucía por el nuevo presidente del Consejo, Emilio Lora Tamayo. Ferrer ha recordado que "hay ejemplos en el mundo de recuperación de cauces fluviales en grandes ciudades".

No obstante, antes de emprender un plan para recuperar el río, el doctor en Ecología por la Universidad de Sevilla y actual presidente de la Fundación Migres ha considerado "importante concebir el río como lo que es, un sistema que provee de muchos servicios diferentes". Así, ha apuntado que es "fundamental" para la actividad pesquera en la desembocadura, avisando de que "no es solo agua para riego o un sitio para verter residuos".

En este sentido, ha expresado que el Guadalquivir debería ser "la columna vertebral de poblaciones tan importantes como Sevilla, que tradicionalmente ha vivido muy de espaldas a su río y éste podría ser un elemento que le diera estructura a la ciudad, que falta le hace".

Del mismo, el especialista en ecología y comportamiento de vertebrados, biología de la conservación de aves de presa, especialmente del Águila Imperial, migración de aves y cambio global ha reiterado que la situación actual es "muy mala, pero no irreversible", por lo que aboga por "plantear un proyecto que permitiera recuperar una riqueza para todos, no para unos usos en detrimento de los demás".

En referencia al proyecto de dragado de profundización del Guadalquivir promovido por la Autoridad Portuaria de Sevilla, Ferrer, Premio Andalucía de Medio Ambiente 1999 por los trabajos de investigación sobre el vertido tóxico de Aznalcóllar (Sevilla), ha afirmado en una entrevista concedida a Europa Press que las conclusiones del estudio 'Propuesta metodológica para diagnosticar y pronosticar las consecuencias de las actuaciones humanas en el estuario del Guadalquivir' parecen ser "bastantes contundentes".

Los fondos del río,

"un sitio peligroso"

"Parece no muy recomendable el dragado de profundización", ha manifestado Ferrer. En este sentido, ha explicado que las propias actividades en el entorno del río durante las últimas décadas han convertido los fondos del río "en un sitio peligroso con una acumulación de contaminantes importantes", recordando el vertido de Aznalcóllar.

De otro lado, ha apuntado que el río es "un colector tradicional de residuos" que permanecen de forma 'no biodisponible', esto es, "inerte y de una forma química no peligrosa en tanto no se han removido". Sin embargo, advierte que el movimiento de los fondos que el dragado provoca puede generar "un cambio de forma química y un problema importante de contaminación".

Por todo ello, cree que "si en el futuro se aborda un proceso de dragado deberá hacerse con un cuidado exquisito porque es un problema que no tiene una solución sencilla".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.