El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha negado que con el plan de ajuste diseñado por el Gobierno regional vayan a desaparecer 2.500 puestos de trabajo en el sector público, dato facilitado en la manifestación de ayer de los sindicatos con representación en el Ejecutivo y que ha tachado de "disparate" y "malintencionado".

"Yo no solo no manejo esa cifra, sino que la considero un disparate y, además, me parece que es malintencionado", ha indicado Diego, que también ha censurado el "cinismo impresionante" y "sin límites" del líder del PRC y expresidente autonómico, Miguel Ángel Revilla, y del vicesecretario general de esta formación, Rafael de la Sierra, que se sumaron a la protesta.

Según ha criticado el presidente del PP, los regionalistas "han perdido la dignidad" y "la vergüenza" al "agarrarse a la pancarta" y protestar por el Plan de Sostenibilidad de los Servicios Públicos presentado por el actual Gobierno, que implica ajustes por valor de 157 millones de euros, "casi la mitad" de los 271 millones previstos en el Plan de Reequilibrio aprobado en octubre de 2010 por el Ejecutivo anterior (PRC-PSOE).

"Eso sí que era una barbaridad", ha enfatizado, para añadir que su "plan de recortes" iba a afectar "brutalmente" a los trabajadores de la Administración y a todos los ciudadanos de la región.

"Estos tíos han pedido la dignidad, la vergüenza, y se apuntan a lo que sea en el marco de la desesperación en la que se han sumido por haber perdido los privilegios que tuvieron", ha comentado Diego, para comparar que regionalistas y socialistas "sí tenían privilegios y no responsabilidades cuando gobernaban".

"Es vergonzoso que con el plan de ajustes que ellos aprobaron de 271 millones debajo del brazo se agarren a la pancarta cuando el plan de ajustes nuestro es de 157. Estos tíos no tienen vergüenza", ha reiterado Diego, en respuesta a preguntas de los periodistas sobre la manifestación contra los ajustes anunciados.

"COYUNTURAL"

Tras dejar claro que se siente "responsable" de la defensa de los derechos de los trabajadores, Diego ha indicado que cualquier "merma" en las condiciones laborales de los empleados del sector público es de carácter "coyuntural", de modo que "cuando la economía recupere su tono, ellos recuperarán sus derechos".

En este sentido, ha indicado que las medidas acordadas obedecen a las "delicadísimas" y "extremas" circunstancias derivadas de la deuda contraída por el Gobierno anterior. Se trata de un esfuerzo "sobreañadido" que se pide a trabajadores del ámbito público ante una situación "delicada", esfuerzo que "se les reconoce" y que se hace además "en beneficio de toda la sociedad".

En cuanto a la reducción de puestos de trabajo, Diego ha negado que sea de 2.500 empleos, y se ha remitido al respecto a las cifras ofrecidas por las consejerías afectadas.

Así, según ha comentado, el titular de Educación, Miguel Ángel Serna, ha dado una cifra "aproximada" del número de interinos que se podrían ver afectados por los ajustes y ha subrayado además que "la mayor parte" de ellos recuperará su puesto el próximo curso.

Finalmente, Ignacio Diego ha indicado que tanto la consejera de Sanidad como él mismo han señalado los puestos afectados en el ámbito sanitario y de las empresas públicas, respectivamente.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.