Casino
Mesa de juego de un casino. Raúl Caro / EFE

La puja entre Madrid y Barcelona por instalar el complejo de ocio Eurovegas continúa. Mientras, el magnate Sheldon Adelson sigue vendiendo las excelencias de su proyecto.

Adelson pide exenciones fiscales o que los niños puedan entrar en los casinosUn portavoz de Las Vegas Sands explicó esta semana que sus instalaciones generarán 260.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, y que dará prioridad en las contrataciones a los empleados locales. Sin embargo, a continuación matizó que esa promesa solo valdrá para los trabajadores de base, ya que los puestos de alta dirección estarán reservados a ejecutivos del extranjero.

El empresario (la décimocuarta fortuna del mundo, según Forbes) decidirá la ubicación del Eurovegas "en torno a junio o julio". Según su portavoz, Madrid y Barcelona están empatadas, y la decisión final dependerá de la disposición de cada autonomía a "flexibilizar las leyes". Hasta ahora, esta última condición se presuponía, pero nunca la habían expresado en público con tanta claridad.

En sus negociaciones con la Comunidad de Madrid, el Gobierno central y los ayuntamientos, la empresa de Adelson ha pedido áreas de fumadores en recintos cerrados, que los niños puedan entrar a casinos (acompañados de adultos), "facilidades migratorias" para sus directivos, exención de impuestos y cambios urbanísticos (vea aquí la lista completa).

Primera fase: cuatro hoteles

Una vez elegido el emplazamiento, se reservarán un año entero para diseñar el complejo. A mediados de 2013, según las previsiones, comenzará la construcción de la primera fase, que se inaugurará en 2016 con cuatro hoteles y 12.000 habitaciones. Le seguirán otras tres etapas, con el objetivo de tenerlo todo listo hacia 2022.

Consulta aquí más noticias de Madrid.