La Policía Nacional de Granada ha detenido a cuatro miembros de una organización dedicada a robar en cajeros mediante la colocación de cepos para capturar el dinero y que operaban principalmente en las provincias de Sevilla y Cádiz, según informa en un comunicado este cuerpo policial.

La detención se produjo hace unos días, cuando la Sala del 091 comunicó que había saltado la alarma en un cajero de Granada. Los efectivos trasladados al lugar comprobaron que se había instalado un dispositivo tipo cepo para capturar el dinero mediante la manipulación de la ranura del cajero.

Posteriormente, los agentes recibieron otra llamada informando de una segunda alarma, esta vez en otro lugar de la ciudad. De inmediato los agentes se personaron en el lugar donde localizaron in fraganti a cuatro personas manipulando el cajero.

Su 'modus operandi' consistía en la fijación de una pletina metálica de similar aspecto al propio metal del cajero automático. Esta pletina cuenta con un pegamento o cinta adhesiva de doble cara en su parte interna con el fin de que cuando un cliente de la entidad bancaria proceda a efectuar un reintegro, en el momento en el que los billetes dispensados se dispongan para su salida, queden atrapados en el pegamento. De este modo, se apropiaban del dinero.

Los cuatro detenidos pertenecían a un clan familiar que actuaban en Sevilla y en Jerez de la Frontera. Las investigaciones policiales siguen abiertas y no se descartan nuevas detenciones pertenecientes a esta organización.

Consulta aquí más noticias de Granada.