Incendios en el Pirineo.
Incendio en el barranco Viu de Llebata, en el Pont de Suert (Lleida). Susanna  Casanovas / EFE

Los cuatro incendios que desde este jueves al mediodía azotan varios municipios del Pirineu de Lleida ya han arrasado casi mil hectáreas de vegetación, y sólo uno, el de Montanisell, está en fase de control.

Según un comunicado de los Bombers de la Generalitat, el fuego ha quemado 500 hectáreas en Gerri de la Sal, en la comarca del Pallars Sobirà; 225 en Viu de Llevata, en el Pont de Suert; 200 en el núcleo de Calbinyà, en el municipio de Valls de Valira, y 66 en Montanisell, en Coll de Nargó.

Las llamas provocan que la carretera N-260 se mantenga cortadaComo estaba previsto si mejoraban las condiciones meteorológicas, los medios aéreos ya están participando en las tareas de extinción, después de que este jueves no pudieran hacerlo a causa de las fuertes rachas de viento que afectaban algunas de estas zonas.

En el incendio de Gerri de la Sal, los bomberos trabajan en dos puntos activos en la zona del Bosc del Compte, donde han intensificado las tareas de extinción para evitar la propagación del fuego, y siete personas restan desalojadas en el núcleo de Enseu y Baén.

De momento, 48 dotaciones terrestres con 126 efectivos del cuerpo de bomberos participan en la extinción del incendio así como cinco helicópteros. Según el Servei Català de Trànsit (SCT), las llamas también provocan que la carretera N-260 se mantenga cortada entre los kilómetros 330 y 345 a la altura de Pont de Suert.

Precisamente, el jefe de Emergencias de la región de Lleida, Jordi Solà, ha señalado que una de las dificultades con las que se han encontrado, además del viento, ha sido el propio terreno porque tiene caminos muy empinados, zonas rocosas de difícil acceso y otras en las que no hay acceso rodado.

Trabaja una excavadora

Hasta han trabajado, según ha explicado, con una excavadora para adecuar una pista que había en malas condiciones con el fin de que pudieran acceder los vehículos de los bomberos.

12 personas han sido atendidas por el Sistema de Emergencias Médicas por afectaciones leves,Respecto al incendio de Viu de Llevata, se han intensificado los trabajos en zonas como el Coll de Sant Roc Viu, y en el lugar están 27 vehículos terrestres y 80 bomberos así como un helicóptero del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

El incendio de Calbinyà también se ha ampliado un poco esta noche, superando la zona del Roc del forat del gat, y actualmente se encuentra alrededor del torrente de la Morera. Diez personas han tenido que ser desalojadas en este núcleo y han pasado la noche en casa de familiares y dos en el albergue de la Seu d'Urgell.

En este caso, 20 dotaciones terrestres y cinco más del Principat d'Andorra trabajan en las tareas de extinción así como cuatro aviones de vigilancia y ataque y otro andorrano. En el incendio de Montanisell se mantienen cuatro dotaciones terrestres de bomberos porque se considera que está en fase de control desde el jueves por la tarde.

Labores de extinción

El conseller de Interior, Felip Puig, ha confiado este viernes en que los cuatro incendios que azotan el Pirineu de Lleida desde este jueves, tres de ellos todavía descontrolados, queden apagados entre este viernes y el sábado.

Los incendios han provocado que 50 personas hayan tenido que ser desalojadas y que 12 más hayan sido atendidas por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) por afectaciones leves, entre las que hay un bombero que ha sido trasladado al hospital de Tremp y ya ha sido dado de alta.

Consulta aquí más noticias de Lleida.