Gorila
Los humanos y los gorilas, genéticamente más cerca de lo que se pensaba EFE

Un equipo de investigadores ha logrado descifrar el genoma del gorila, el simio vivo más cercano a humanos y chimpancés, puesto que un 15% de sus secuencias genéticas son exactamente iguales a las nuestras.

Dos tercios del genoma humano son más parecido al del chimpancé

Hasta ahora se pensaba que el genoma humano era más parecido al del chimpancé, con quien comparte entre un 95 y un 99% de carga genética, sin embargo, este estudio que se publicará en el próximo número de Nature y del que han formado parte investigadores del IBE, revela que una parte del genoma de los humanos está más cerca del gorila que del chimpancé.

El hallazgo, completamente novedoso para los expertos en genómica comparativa, demuestra que el proceso de especiación humana fue muy complejo. Se cree que hubo como mínimo dos especiaciones, una primera que separó al gorila del ancestro común de los humanos y chimpancés, y una posterior del chimpancé separándose del humano.

Conclusiones del estudio

La secuenciación completa del genoma del gorila ha llevado a los investigadores a una conclusión: que ambas especies comparten variantes en los genes relacionados con el sistema auditivo y el habla, lo que pone en duda la supuesta relación de estos genes con el lenguaje humano.

Sin embargo, una de las sorpresas de este trabajo ha sido ver que algunos de estos genes están en el gorila tan evolucionados como en los humanos, lo que significa que quizá estos genes no estén relacionados con la capacidad del habla de los humanos. Justo cuando se pensaba averiguar por qué hablamos los humanos, este trabajo demuestra que será bastante más difícil.

¿Por qué humanos y chimpancés evolucionaron de modo distinto?

Genetistas y paleontólogos mantienen desde hace una veintena de años una gran discrepancia sobre el momento en que los humanos y los chimpancés empezaron a evolucionar de modo distinto genéticamente.

La especiación entre los humanos y los chimpancés no es tan antigua como decían los fósiles.

Los expertos en genómica basaban sus cálculos en la idea de que la tasa de mutación (el traspaso de los cambios en el ADN a los descendientes) era constante pero este trabajo demuestra que esta tasa es ahora más lenta de lo que era hace unos años, una idea que permite que, por fin, los cálculos de los genetistas y los paleontólogos "se reconcilien".

Se ha llegado así a la conclusión de que la especiación entre humanos y chimpancés no es ni tan antigua como decían los fósiles ni tan reciente como decíamos nosotros, sino "una cosa intermedia" que sitúa ese momento entre los cinco y siete millones de años.

Aportes del estudio a la ciencia

Todos estos conocimientos serán útiles para aplicar a la investigación de enfermedades como el autismo, el cáncer o la esquizofrenia. En la misma línea, el coautor del estudio, Javier Prado, subraya la importancia de la conservación de los gorilas porque su desarrollo evolutivo tiene repercusiones biomédicas.

En enero del pasado año, un consorcio internacional, también con participación del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona, secuenció el genoma completo de otro gran simio, el orangután, que presentaba unas coincidencias genéticas de un 97% con los humanos.