El maestro colombiano Andrés Orozco-Estrada, quien tras quince años de estancia y estudios en Viena se ha visto catapultado como una de las más firmes y prometedoras figuras de la dirección orquestal europea, debuta este viernes al frente de la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) en el que será el octavo concierto de abono de la presente temporada.

En este concierto, en el que la formación musical del Cabildo de Tenerife interpretará obras de Dvorák, Mendelssohn y Chaikovsky, también se estrenará el violinista ruso Mikhail Ovrutsky. La cita será en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife 'Adán Martín' a partir de las 20.30 horas.

El programa se abrirá con la obertura sinfónica 'Meeresstille und glückliche Fahrt', obertura de concierto, Op 27, de Felix Mendelssohn (Hamburgo, 1809-Leipzig, 1847), un evocador cuadro marino basado en un poema de Goethe. A continuación, la OST ejecutará el Concierto para violín y orquesta en Re mayor, de Igor Stravinsky (Oranienbaum, 1882- Nueva York, 1971). Será precisamente en esta pieza en la que se presente Mikhail Ovrutsky, otra estrella en ciernes.

Tras estas dos obras, la Sinfónica de Tenerife dedicará la segunda parte del concierto a la Sinfonía nº 7 en Re menor, op 70, de Antonin Dvorák (Nelahozeves, 1841-Praga, 1904), una de las más famosas y redondas. Esta composición fue escrita en el breve plazo de cuatro meses, entre diciembre de 1884 y marzo de 1885, aunque con grandes esfuerzos porque se reescribió varias veces algunas partes. El estreno de esta pieza, dedicada al director de orquesta Hans von Bülow, tuvo lugar en abril de 1885 en el St James's Hall de Londres dirigida por el propio compositor.

A raíz de una sustitución de última hora en el Musikverein de Viena en junio de 2004, Andrés Orozco-Estrada (Medellín, 1977), actualmente uno de los más destacados directores de la nueva generación, fue entonces una auténtica revelación, siendo calificado por la prensa como un milagro de Viena. Inició también una intensa colaboración musical con la Tonkünstler-Orchester de la Baja Austria, una de las más significativas orquestas sinfónicas tradicionales de Austria. Desde entonces, el joven artista, quien ha vivido en Viena durante quince años, ha dirigido a muchas grandes orquestas, incluyendo la Münchner Philharmoniker o la Berliner Symphoniker.

En la temporada 2009-2010, Andrés Orozco-Estrada fue nombrado director titular de la Tonkünstler-Orchester de la Baja Austria, como sucesor de Kristjan Järvi, Carlos Kalmar y Fabio Luisi. Esta orquesta, como otras, ofrece varias series de abono en el Musikverein de Viena, siendo orquesta en residencia en el Festival de Grafenegg. Al mismo tiempo, fue nombrado director titular de la Orquesta Sinfónica de Euskadi.

En el campo operístico, durante la temporada 2010-2011, dirigió La traviata en la Oper Suttgart y una nueva producción de La Cenerentola de Rossini en la Staatsoper de Hamburgo. Realizará giras por Sudamérica en su debut con la Mahler Chamber Orchestra; en Inglaterra con la Tonkünstler-Orchester y, en Suiza, con la Orchestra della Radio Svizzera Italiana y colabora regularmente con solistas como Vadim Repin, Ian Bostridge o Gautier Capuçon.

El énfasis de su trabajo artístico se centra en el repertorio romántico y el clásico vienés, pero al mismo tiempo Orozco-Estrada demuestra un vivo interés por la música contemporánea, estrenando regularmente obras de compositores austriacos como Christian Muthspiel, Johannes Maria Staud o Gerald Resch, así como de compositores españoles y sudamericanos.

Sobre mikhail ovrutsky

Mikhail Ovrutsky (Moscú, 1980), que toca un violín de Gioffredo Cappa, de Turín de 1700, ganó el primer premio en numerosos concursos internacionales de música, incluido el Concurso Internacional Pablo Sarasate en Pamplona, el Concurso Liana Issakadze de San Petersburgo o el Concurso Internacional Johansen de Washington.

Nació en el seno de una familia de músicos y comenzó a tocar el violín a los cinco años de edad con Zoya Makhtina en la Escuela de Música para Niños Superdotados. Su gran capacidad de aprendizaje le llevó rápidamente a estudiar con Albert Markow en la Escuela de Música de Manhattan.

Posteriormente estudió en la Juilliard School de Nueva York con Dorothy Delay y en la Escuela Superior de Música de Colonia con Zakhar Bron, donde recibió su diploma y el Konzertexamen con honores. Desde 2005 enseña allí en la clase del Profesor Bron.

Se ha presentado con numerosas orquestas internacionales y directores de primer orden, como la Philadelphia Orchestra, la Chaikovski de Moscú con Vladimir Fedoseyev, los Trondheimsolitene, la London Symphony Orchestra o la Sinfónica Académica de la Federación Rusa. Ha actuado como solista y músico de cámara en numerosos festivales. En verano del 2008 debutó en el Festival de Lucerna en un recital como solista y en otro tocando junto a Anne-Sophie Mutter.