Carla Bruni
Carla Bruni, poco antes de dar a luz. Efe

La primera dama francesa, Carla Bruni-Sarkozy, afirmó este jueves que su marido y candidato a la reelección, Nicolas Sarkozy, se entrega tan a fondo a su trabajo que ella llega a temer por su salud o, incluso, que "se muera".

Tiene un sentido del deber inimaginable

"Tiene un sentido del deber inimaginable. Trabaja todo el tiempo. Poca gente tiene su fuerza. No todo el mundo lo ha hecho así ni puede que lo haga", dijo la exmodelo y cantante en una entrevista en el programa "C à vous" de la cadena France 5.

Bruni indicó que, aunque a ella su labor no le ha resultado "en absoluto difícil" porque está constantemente apoyada y aconsejada, ha cometido muchos errores, pero se ha "salvado de la quema" porque presta mucha atención.

Podría abandonar la política

Su aparición tiene lugar el mismo día en el que el conservador Sarkozy, rezagado en las encuestas respecto a su rival socialista, François Hollande, anunció que abandonará la política si pierde las elecciones presidenciales, que se celebrarán, en dos vueltas, el 22 de abril y el 6 de mayo.

Después de haber sido presidente, ¿qué podría hacer, volver a ser ministro o alcalde?

"Está extraobligado a dejarla. Después de haber sido presidente, ¿qué podría hacer, volver a ser ministro o alcalde?", declaró Bruni en el programa, en el que subrayó que su marido lo "ha dado todo" en su primer mandato y hará lo mismo en un hipotético segundo quinquenio al frente de la presidencia francesa.

Bruni, con traje chaqueta negro y blusa azul, añadió que una persona "tendría que estar loca para quejarse de vivir en el Elíseo" y apuntó que, si se establecieron fuera de la residencia oficial, fue para desconectar.

La primera dama estimó que los ataques que se lanzan contra ella en la prensa van dirigidos a perjudicar a su marido y explicó que se dicen "tantas mentiras" sobre ella que tiene la sensación de que la mujer de la que hablan sea su clon.

Agregó que, aunque le encanta ver a los hijos de los demás en los medios, esconde a los suyos de las cámaras porque considera "peligroso para ellos" que estén tan expuestos.

El programa está concebido como si fuera una invitación a cenar y, en torno a una mesa y antes de interpretar una canción en directo, Bruni aseguró que de su labor pública guarda muy buenos recuerdos, como haber conocido al expresidente sudafricano Nelson Mandela, "magnífico, amable".

"Conocer a la reina del Reino Unido es algo increíble. Te habla todo el tiempo, te facilita la vida. No resulta para nada aburrido. Son gente increíblemente educada, igual que los reyes de España", indicó en el programa, en el que reconoció, tras ver imágenes de su época de modelo, que desde entonces puede que haya engordado "diez kilos".