'Ceci n'est pas une   pipe'
Tang Yau Hoong rinde homenaje a René Magritte © Tang Yau Hoong

En un difuso fondo azul donde sólo se distinguen las nubes y el mar, una criatura parecida al monstruo del lago Ness asoma su largo cuello. Bajo el agua, en lugar del cuerpo, sólo hay una pipa. La leyenda en la parte inferior de la ilustración dice Ceci n'est pas une pipe (Esto no es una pipa), en alusión al cuadro del mismo nombre que pintó a finales de los años veinte el surrealista René Magritte, que puso a prueba con esa y otras obras la correspondencia de la palabra con la representación de un objeto.

Tang Yau Hoong (Kuala Lumpur-Malasia, 1984), ilustrador y diseñador gráfico busca que sus trabajos "provoquen algún tipo de reflexión, no necesariamente profunda". En una mezcla de humor, fantasía, inocencia y cultura popular, el artista cuenta pequeñas historias con cada ilustración, valiéndose con frecuencia del truco visual.

Convierte sombras y fondos negros en una parte activa del dibujo: los troncos rojizos de los árboles terminan perfilando edificios; la punta de una pluma estilográfica alberga al escritor  Ernest Hemingway escribiendo bajo una lámpara. "El espacio negativo permite que una historia tenga un final abierto. Lo más interesante  es que se vuelve positivo cuando lo miramos de otra manera. Ambas partes interactúan y se contrastan", dice el artista, siempre interesado en la doble lectura.

Para mirarlas dos veces

La ilusión y el surrealismo se mezclan con el manejo de la sombra "para distorsionar una idea" y provocar en el espectador una sensación de inseguridad ante lo que ve. Un pájaro encerrado en una jaula en forma de gota escapa cuando la prisión cae al suelo, desparramada como un líquido de alambres. La noche la provoca una cremallera que cierra el día.

Las camisetas son un lienzo que uno puede ponerse encimaNo es extraño que el diseñador haya decidido plasmar muchos de sus diseños en camisetas. Las imágenes tienen un elemento misterioso que induce a mirarlas varias veces y que se combina con personajes tiernos, como animales que juegan a disfrazarse en un atardecer o nubes que reciben transfusiones de líquidos de colores para albergar un arcoíris.

A Yau Hoong le gusta ver cómo los demás escogen, comentan y captan los diferentes significados del dibujo. "Es una sensación reconfortante. Siempre ví las camisetas como uno un lienzo que uno puede ponerse encima".