Voluntarios sociales impulsan una guardería para los niños más pobres de la Cañada Real

Según la Jefatura Superior de Policía, no se han producido incidentes.
Según la Jefatura Superior de Policía, no se han producido incidentes.
Jorge París

La lentitud de las administraciones públicas de Madrid a la hora de intervenir en el poblado marginal más pobre de Madrid ha llevado a un grupo de voluntarios a buscar soluciones por su cuenta.

En concreto, trabajadores sociales vinculados a Cáritas, la organización de intervención social vinculada a la Iglesia Católica, quieren construir en la zona de El Gallinero (en Vallecas Villa, junto a la A-3) una guardería para niños de 0 a 3 años. En ella también se instruiría a las madres adolescentes del núcleo chabolista. Además, incluiría la instalación de unas letrinas y duchas para mantener la higiene de los habitantes.

Cáritas Madrid confirmó a 20minutos.es que este proyecto es solo uno más de los que la organización tiene en estudio en el ámbito de la Cañada Real.

Agustín Rodríguez, párroco de la iglesia de la Cañada Real (Santo Domingo de la Calzada), añadió en conversación con este diario que la puesta en práctica de la idea "transcurre despacio", ya que depende de muchos factores. Entre ellos están la disponibilidad de suelo (los propietarios del mismo son particulares asociados en torno al nuevo desarrollo urbanístico de Valdecarros) y de recursos económicos.

En su opinión, la guardería cumpliría una doble función. Por un lado, las madres de los pequeños (en el poblado han nacido varios niños en los últimos meses) podrían dejarles allí y salir a buscar su sustento diario, que, según Rodríguez, en la mayoría de los casos proviene de la chatarra o de ejercer la mendicidad.

Por otro, los hermanos mayores (de entre 10 y 15 años) que se quedan con los pequeños actualmente cuando sus padres no están, podrían ir a la escuela. Al menos medio centenar de ellos ya acuden al centro Henry Dunant, que tampoco gestionan las instituciones madrileñas, sino que está en manos de Cruz Roja.

Comunidad y Ayuntamiento, al margen

La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, instituciones implicadas por tener las competencias en materia educativa, urbanística y de intervención social, aseguran no saber nada de la escuela infantil.

Por el momento, ambas se han fijado como meta iniciar los contactos para acordar un plan integral de desmantelamiento de El Gallinero y ofrecer atención social a sus habitantes. Estos se han quedado fuera del plan especial para la Cañada Real.

La iniciativa de la escuela, de hecho, les es completamente ajena. Según informó este miércoles el diario El País el empujón definitivo al proyecto lo dio el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, después de visitar el poblado en octubre de 2011 y preocuparse por la falta de educación religiosa de los menores de El Gallinero.

Necesidades básicas

Según los últimos datos disponibles, divulgados en 2010, en El Gallinero viven 404 personas, en su mayoría de las cuales casi 300 serían menores de edad. De estos, 150 tendrían menos de 15 años.

El párroco de Santo Domingo de la Calzada reclama que, mientras la guardería, las letrinas y las duchas salen adelante y la Comunidad y el Ayuntamiento se ponen de acuerdo para intervenir, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre soluciones otras necesidades básicas de los residentes.

"Por ejemplo, tenemos un problema de saturación en los autobuses que llevan a los niños en el colegio. Los chavales no caben y hay un grupo de 8 que estudia Secundaria y tiene que andar ocho kilómetros todos los días para ir a estudiar. No es tan difícil que Educación les ponga una furgoneta para que pierdan las ganas de estudiar", señala.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento