El Gobierno se ha comprometido este miércoles a seguir por la senda del ajuste para lograr sus compromisos de déficit, por lo que se dispone a eliminar duplicidades en administraciones y organismos autonómicos, y a recortar en un 40% la inversión pública.

La sesión de control en el Congreso de los Diputados ha vuelto a centrarse en la marcha de la economía y en la defensa de unas políticas de ajuste muy condicionadas por la "herencia" del gobierno anterior, argumento que deben escuchar los socialistas cada vez que critican desde la oposición la labor del nuevo Ejecutivo en materias como la reforma laboral.

Es el mayor ajuste que ha tenido que llevar a cabo un Gobierno desde la TransiciónEn este sentido, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado que la inversión pública en 2012 se reducirá un 40% debido a la necesidad de compensar la "falta de responsabilidad" de sus antecesores socialistas. El ministro ha reprochado al PSOE que su "herencia" les obligue al "mayor esfuerzo de reforma y ajuste presupuestario que ha tenido que llevar a cabo un Gobierno desde el inicio de la Transición".

De Guindos ha recordado con ironía que del déficit previsto en 2011 -6% del PIB- "únicamente se han pasado en 25.000 millones", con el "impacto" de tener que reducir ahora el gasto público en consumo un 11,5% -dato que ya se conocía- y la inversión pública.

En esta misma línea, el presidente Mariano Rajoy ha reconocido que existen "excesivas duplicidades" en las administraciones y "sobran" organismos autónomos, así como entes y empresas públicas, y por eso el Gobierno acometerá una reforma de la Administración.

De esta manera ha respondido a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, quien durante la sesión de control en el Congreso le ha urgido a "refundar" el Estado porque el país no puede permitirse tener "diecisiete de todo".