Asaja-Sevilla cifra en 160 millones las pérdidas de agricultores por la sequía y las heladas de febrero

La ganadería extensiva ha sufrido un incremento de costes derivado de la necesidad de comprar pienso para alimentar a los animales
Cereal De La Campiña Sevillana Dañado Por La Sequía
Cereal De La Campiña Sevillana Dañado Por La Sequía
ASAJA SEVILLA/EUROPA PRESS

Un informe elaborado por la organización agraria Asaja-Sevilla ha elevado hasta 160 millones de euros el coste de las pérdidas que han sufrido los agricultores y ganadores sevillanos como consecuencia de la sequía y las heladas registradas en este mes de febrero.

En concreto, según la información difundida por Asaja-Sevilla en un comunicado, el sector del cereal ha sufrido las mayores pérdidas —un total de 57 millones de euros—, seguido de los frutales de hueso —con pérdidas de 40 millones de euros—, y de los cítricos, donde el coste de la sequía y las heladas asciende a unos 38 millones. Del mismo modo, la organización ha elevado las pérdidas sufridas por los ganaderos extensivos a causa de la sequía a 25 millones de euros.

Las variedades de frutales y cítricos que han sufrido daños por las heladas han sido las naranjas y las mandarinas de ciclo medio, que se han visto dañadas "en un 70 por ciento de la producción pendiente de recolectar", lo que se traduce en unas pérdidas de "más de 38 millones de euros en la provincia de Sevilla". Además, Asaja ha advertido de que en estas cosechas "se comienzan a observar daños en madera y brotes más tiernos que podrán ir constatándose en próximos días y que pueden suponer mermas en la siguiente campaña".

Por otra parte, en el caso de los frutales de hueso, las temperaturas nocturnas de hasta cuatro grados bajo cero "han afectado gravemente al proceso de floración", ocasionando daños "especialmente importantes" en las variedades más tempranas.

Asimismo, se han visto también afectados otros cultivos como la remolacha, las patatas, las alcachofas y las habas, cuyas pérdidas, según Asaja, están aún "pendientes de cuantificar". No obstante, en el caso concreto de las patatas se ha constatado la "pérdida de brotes iniciales en muchas parcelas", lo que conllevará "un retraso de la fecha de recolección", mientras que, en el caso de la remolacha, se detectan "daños en las superficies de siembra más tardía".

Respecto a las pérdidas provocadas por la sequía en los cultivos de cereal, que en Sevilla ocupan 216.200 hectáreas, Asaja ha alertado, tras señalar que éstas afectan ya al 50 por ciento de la cosecha, de que "prácticamente toda la superficie" de estos cultivos "acabará perdiéndose si persiste la sequía".

Igualmente, este informe advierte de que la campaña de girasol "está también condicionada por la evolución de la pluviometría, pues las siembras se están retrasando y si no llueve y el suelo no cuenta con la suficiente reserva hídrica es muy probable que el agricultor desista de sembrar un cultivo sin visos de prosperar".

De igual modo, la producción de aceituna de mesa y de aceite "puede verse afectada si persisten estas condiciones", mientras que los costes de otros cultivos de regadío se han visto incrementados como consecuencia de la sequía, ya que ésta ha obligado a emplear "riegos suplementarios" en una fase "en la que habitualmente es la lluvia la que riega los cultivos".

Algo similar ha ocurrido con la ganadería extensiva, que también ha experimentado, según Asaja, un incremento de costes "derivado de la falta de alimentación para el ganado", ya que la sequía y el frío "han machacado la escasa hierba que había" y los ganaderos de ovino y vacuno han tenido que comprar pienso para alimentar a sus animales.

Concretamente, esta organización agraria ha cifrado en seis millones el sobre coste que la sequía está provocando a los ganaderos sevillanos, mientras que en el caso del vacuno éste "asciende ya a 18,83 millones de euros, una cantidad que bajo estas condiciones de sequía se irá incrementando diariamente".

Medidas "excepcionales" para una situación "dramática"

Al hilo de estas cifras, la organización agraria ha tachado de "dramática" la situación actual del campo sevillano, algo que atribuye no sólo al "invierno más seco de los últimos 70 años" y a las dos oleadas de frío que han dejado en febrero "temperaturas inusualmente bajas", sino también a la situación de "descapitalización" en la que, según Asaja, se encuentran las explotaciones sevillanas debido a que "los costes de producción son superiores a los ingresos obtenidos por la venta de sus producciones".

Por ello, Asaja-Sevilla, tras trasladarle este informe, ha instado al director del Área de Agricultura de la Subdelegación del Gobierno en Sevilla a "solicitar medidas excepcionales" al Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente "similares a las que se adoptaron para afrontar las heladas y las sequías de la campaña 2004-2005", todo ello con el objetivo de "paliar las pérdidas que están sufriendo agricultores y ganaderos".

Además, la organización tiene también previsto trasladar en los próximos días este informe a la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, a la que también pretenden pedirle "tomar medias urgentes".

Entre las medidas para paliar los daños que contempla Asaja-Sevilla figuran "la solicitud a la UE del anticipo de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC), la puesta en marcha de líneas de ayuda para la compra de pienso y para la reposición y la replantación de arboleda dañada, la adopción de medidas fiscales y de seguridad social excepcionales —reducción de los módulos, exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), exención de las cuotas a la Seguridad Social— y la prórroga de los préstamos a la ganadería que vencen ahora".

Junto a estas medidas, Asaja considera "fundamental" que, "en un momento de tan graves daños y tan generalizados, los seguros agrarios demuestren su capacidad de constituir un paraguas y una alternativa real para el agricultor".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento