Receso para comer en la segunda jornada
El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, abandona los juzgados de la capital balear para comer tras un receso en su segunda jornada del interrogatorio ante el juez Castro. EFE

En la segunda jornada de la declaración del duque de Palma, Iñaki Urdangarin, al juez Castro ha habido muchos "no lo recuerdo". Urdangarin ha vuelto a negar todas las acusaciones que pesan sobre él sobre las supuestas irregularidades detectadas en la gestión del Instituto Nóos y empresas vinculadas y ha cargado otra vez la responsabilidad en su antiguo socio Diego Torres.

Ante las negativas y evasivas de Urdangarin, el juez llegó a espetarle en el interrogatorio: "Para decir esto, es mejor que no hubiera venido a declarar", según ha informado Elmundo.es.

En otro momento del interrogatorio, llegó a insinuarle al duque de Palma que sus evasivas podrían provocar la imputación de su esposa, la infanta Cristina, según el diario El País. Durante la declaración ante el juez, Urdangarin se ha referido en todo momento a su esposa como "la infanta doña Cristina".

Urdangarin ha señalado en todo momento desconocer la gestión administrativa y la facturación de estas empresas, en un interrogatorio en el que habla principalmente el juez y el duque responde escuetamente con su desconocimiento de los hechos investigados, según varias fuentes conocedoras de la declaración.

Por segundo día consecutivo, el juez lleva personalmente la declaración de Urdangarin preguntando por todas las cuestiones que ha destapado la instrucción, en una jornada que el duque de Palma afronta "con coraje, con tesón y ganas de seguir explicando su versión de los hechos", según su abogado, Mario Pascual Vives.

Durante el sábado, el juez le advirtió al duque de Palma de que le volverá a citar a declarar como imputado en esta pieza del Palma Arena, abriendo la posibilidad de un careo entre él y Diego Torres. Finalmente, el fiscal anticorrupción ha indicado que no habrá careo entre ambos.