El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, ha concluido su declaración en la madrugada del domingo al lunes tras 21 horas largas de interrogatorio durante todo el fin de semana, sin que se hayan solicitado medidas cautelares.

Al finalizar la comparecencia de Urdangarin, ni los fiscales anticorrupción, ni la acción popular, ni las acusaciones han reclamado al juez José Castro la celebración de una vistilla para pedir medidas cautelares contra el yerno del rey. Se da la circunstancia de que desde este sábado, cuando se inició la declaración del duque de Palma, la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete había asegurado en varias ocasiones a los periodistas que reclamaría medidas cautelares contra Urdangarin, lo que no ha hecho finalmente.

A su salida de la declaración, la letrada ha asegurado que al final no ha pedido medidas cautelares al considerar que no era ahora el momento procesal oportuno.

Por su parte, el juez Castro, que instruye el caso, ha desmentido unas supuestas quejas de la Casa Real sobre la duración del interrogatorio. "Por lo que a mi me consta, no es en absoluto cierto" que la Casa Real haya manifestado su malestar por la extensión del interrogatorio, que ha durado lo que era "obligado", ha apostillado el juez. La Casa Real ya había desmentido previamente este domingo a 20minutos.es que estuviera molesta por la duración del interrogatorio del juez al duque de Palma, mostrando su "absoluto respeto" por el proceso judicial.

Afirma desconocer la trama

Urdangarín ha dicho  al juez que desconoce la existencia de una trama de empresas urdida supuestamente por él y por su exsocio Diego Torres para desviar dinero público obtenido por el Instituto Nóos, tal y como sospecha la Fiscalía Anticorrupción. Urdangarin terminó su declaración de este domingo a las 1.37 horas de la madrugada del lunes.

El juez Castro terminó su interrogatorio a Urdangarin tras 14 horas Urdangarin ha respondido este domingo por la mañana a las preguntas del juez del caso Palma Arena, José Castro, sobre esta supuesta trama, que estaría formada por la inmobiliaria Aizoon (propiedad de Urdangarin y su esposa, la infanta Cristina), Nóos Consultoría, el bufete Tejeiro, Virtual Estrategies, Intuit, Shiriaimasu y De Goes Center for Stakeholder Management, vinculadas a Torres y familiares suyos.

Según han informado fuentes conocedoras de la declaración, Urdangarin ha señalado en todo momento desconocer la gestión administrativa y la facturación de estas empresas, en un interrogatorio en el que habla principalmente el juez y el duque responde escuetamente con su desconocimiento de los hechos investigados.

El duque ha vuelto a alegar varias veces este domingo que él no llevaba la gestión de las empresas, sino que de eso se encargaba Diego Torres y los hermanos Miguel y Marco Antonio Tejeiro, cuñados de su exsocio y que ejercieron de contable de las sociedades y de contable de Nóos, respectivamente.

El juez ha interrogado a Urdangarin acerca de las declaraciones policiales hace unas semanas de varios empleados de las empresas, algunos de los cuales afirmaron no saber qué sociedad les pagaba o incluso dijeron no haber trabajado prácticamente para ellas. A este respecto, el duque de Palma ha dicho que no sabe nada del tema, ya que era Marco Antonio Tejeiro el que llevaba la contratación de personal.

El juez Castro concluyó su interrogatorio a las 17.10 horas de este domingo. Tras 14 horas y 20 minutos de preguntas y respuestas, comenzó el turno de los fiscales anticorrupción de Baleares: Pedro Horrach, Joan Carrau y Miguel Ángel Subirán.

Solo se responsabiliza de Aizoon

Urdangarin solo se ha responsabilizado ante el juez de la administración de la empresa Aizoon, que tenía a medias con su mujer, la infanta Cristina, y no de la gestión de resto de sociedades de la supuesta trama para desviar dinero público tejida con su exsocio Diego Torres.

Según fuentes jurídicas, se le han exhibido facturas de Aizoon y ha reconocido que él, como administrador de esta sociedad, se encargaba de su gestión, la cual ha defendido como correcta.

Niega presiones a 'Pepote'

El juez Castro también le ha preguntado acerca de una factura por 400.000 euros que debía el Gobierno balear a Nóos por la celebración del segundo foro sobre turismo y deporte que el Instituto Nóos organizó en Palma en 2007 (cuando Urdangarin ya había dejado la presidencia de este organismo sin ánimo de lucro, en el año 2006, tras solicitárselo la Casa Real).

El duque ha reconocido que llamó en dos o tres ocasiones al ex director general de Deportes de Baleares 'Pepote' Ballester El duque ha reconocido que él llamó en dos o tres ocasiones al ex director general de Deportes de Baleares José Luis 'Pepote' Ballester, imputado también en la causa, con el fin de mediar para que se pagara esta cantidad a Diego Torres, que sustituyó a Urdangarin en la presidencia de Nóos. En este sentido, ha incidido en que no intermedió con la intención de presionar al Gobierno balear para que abonara el dinero debido.

Esta declaración se contradice con la ofrecida por el exalto cargo de Jaume Matas cuando fue interrogado el fin de semana pasado por el instructor del caso Palma Arena. 'Pepote' aseguró entonces que el duque le llamó para reclamarle el dinero, a raíz de lo cual rompieron la amistad que mantenían desde el año 1985. Sobre esto, el duque ha manifestado que por su parte no había intención de acabar con esa relación sino que, más al contrario, posteriormente intentó de nuevo retomar el contacto con Ballester sin obtener respuesta alguna.

'Pepote afirmó que incluso Matas le dijo "déjalo estar y paga" para que abonase a Urdangarin las cantidades que este exigía y que, tal y como justificó, no habían sido pagadas debido a que Nóos no había realizado todos los servicios comprometidos. Es más, aseveró que había recibido la orden del expresidente balear de que "a todo lo que viniese de Urdangarin le diese el visto bueno", una instrucción que recibía del expresidente cada vez que el duque de Palma hacía una propuesta al gabinete autonómico.

Se desvincula de facturas

Asimismo, el duque de Palma se ha desvinculado de los pagos y facturas efectuados con motivo del segundo Illes Balears Forum, que costó a las arcas del Gobierno 1,1 millones de euros, parte de cuyo destino se desconoce, al insistir en que de estos aspectos así como del ámbito administrativo se encargaba Torres. En esta misma línea se ha desvinculado de la red de empresas creadas en torno a Nóos y a través de las cuales presuntamente se desviaron millones de fondos.

Sobre estos foros (celebrados por 1,2 millones el primero y 1,1 millones el segundo), el propio Torres aportó a la causa diversas facturas para justificar el destino que se dio a los fondos públicos si bien lo que en realidad revelaron fue la falta de justificación documental de dónde fueron a parar las cantidades así como el uso supuestamente fraudulento de numerosas facturas de servicios realizados.

Entre las múltiples facturas presentadas para justificar los eventos de Palma se encuentran otras tantas que se refieren en realidad al Valencia Summit o bien no guardan relación alguna con estos enclaves.

Urdangarin se desvincula sobre la contratación de trabajadores 'fantasma' para obtener beneficios fiscales En la nueva documentación recolectada por la Fiscalía Anticorrupción y el juez del caso existe también una declaración testimonial de un empresario de Barcelona que asegura que el Insituto Nóos le encargó la realización de facturas falsas "por trabajos que no se habían realizado", según el auto del juez que publica el diario El País. Esta facturación le sirvió a Nóos para justificar, supuestamente, cobros ante organismos oficiales como la Generalitat Valenciana o el Gobierno balear por operaciones comerciales que no se llevaron a cabo.

Empleados 'fantasma'

El juez le ha preguntado sobre quien se presentaba como su asistenta personal, Julia Cuquerella, cuyo nombre figura en varios emails incluidos en el sumario de la pieza 25 del caso Palma Arena, en uno de los cuales quedó reflejada la presunta búsqueda de trabajadores ficticios con el objetivo de obtener beneficios fiscales. Urdangarin se ha desvinculado también de esta contratación de trabajadores 'fantasma' con esos fines.

Se prevé que durante esta jornada el juez Castro complete su interrogatorio al imputado, a quien también preguntarán sobre sus actividades en el Instituto Nóos los fiscales anticorrupción y, posiblemente, algunos de los letrados representantes de las acusaciones privada y popular y del resto de los implicados en el caso Palma Arena.

Alega olvido

Urdangarin ha respondido en muchas ocasiones al juez que ha olvidado los datos que le solicita, según ha explicado Virginia López Negrete, que representa al sindicato Manos Limpias, personado en el caso Palma Arena como acusación popular.

La letrada ha declarado durante un receso del interrogatorio que ha sido muy frecuente que el duque de Palma respondiera a las preguntas del instructor, José Castro, diciendo que no recordaba los hechos.

Llegada a los Juzgados

Urdangarin ha utilizado el mismo vehículo azul que este sábado para acudir a los juzgados de Vía Alemania de Palma de Mallorca. Como ya hiciera este sábado, el duque de Palma ha entrado a pie por la puerta trasera de la sede judicial acompañado de su abogado, Mario Pascual Vives, y ha saludado a los periodistas con un "buenos días" antes de acceder al edificio de los Juzgados. Aunque no ha hecho declaraciones, los periodistas le han preguntado que cómo se encontraba, a lo que ha respondido con un escueto "bien".

Quien sí ha hablado a los medios ha sido su abogado, Mario Pascual Vives. Al preguntarle sobre un posible careo con Diego Torres, el abogado y portavoz de Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha indicado que el duque de Palma "respetará cualquier decisión del juez". Parece que este careo no tendrá lugar, a tenor de lo publicado en diferentes medios, citando fuentes de la Fiscalía.

Sobre su estado anímico, su abogado ha dicho que "se encuentra mejor que ayer (por este sábado)". "(Urdangarin) está con ganas de continuar, con coraje, con tesón, con ganas de seguir explicando su versión de los hechos", ha añadido Mario Pascual Vives.

Acerca de la aparición de nuevas empresas en el extranjero, el abogado del duque ha dicho que "no está preocupado", y ha exculpado a la infanta ("no tiene nada que ver", ha dicho), al igual que hizo Urdangarin este sábado ante el juez. Sobre los insultos de los manifestantes que se encontraban cerca de los Juzgados, el abogado de Urdangarin ha zanjado: "Hay que resistirlo todo".

Su declaración del sábado

Urdangarin, que compareció este sábado durante más de ocho horas ante el juez, dio respuesta a todas las preguntas. Así afirmó que su responsabilidad en las sociedades investigadas se limitó a haber sido presidente del Instituto Nóos, socio de Nóos Consultoría al 50% con Diego Torres y propietario de Aizoon junto con su mujer, la infanta Cristina, a quien ha desvinculado de las empresas de la trama diciendo que "tenía un papel testimonial". De esta manera, ha declarado que su labor era meramente insitutcional y señaló a su socio Torres como responsable de las empresas de la trama.

El juez le advirtió el sábado de que le volverá a citar a declarar como imputado Durante su declaración del sábado por la tarde, Urdangarin desveló que mantuvo una reunión con el entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y tres días después firmó un contrato de tres millones de euros para la celebración de las jornadas de la Valencia Summit.

El juez ha sacado a la luz la existencia de una subpieza en el marco de las pesquisas sobre el Instituto Nóos, que se centra en el presunto cobro de 300.000 euros por parte del duque de Palma a través de una estructura de sociedades interpuestas que, bajo el nombre de Global Corporate, estaba radicada en España, Nueva York y Wyoming.

Según fuentes jurídicas, el juez ha advertido además al duque de Palma de que le volverá a citar a declarar como imputado en esta pieza del Palma Arena, en la que se investiga el supuesto desvío de dinero público al Instituto Nóos, una entidad sin ánimos de lucro que presidió Urdangarin de 2004 a 2006.

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que Urdangarin y su exsocio Diego Torres crearon una "estructura societaria" en Belice y Reino Unido que usaron supuestamente para desviar cientos de miles de euros de Nóos, y que lo hicieron a través de la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management, radicada en el Reino Unido y que también tenía una filial en España.

A este respecto, Urdangarin ha dicho que él solo conocía la existencia de la sociedad española y el juez le ha preguntado por otras tres sociedades radicadas en el Reino Unido y que forman parte de una nueva línea de investigación que sigue la Fiscalía y de la que se ha levantado hoy el secreto de sumario, han indicado las mismas fuentes.

Urdangarin ha afirmado además que no tuvo ninguna relación con Nóos después de que dejara su presidencia en el año 2006, cuando la Casa Real le recomendó dejar sus actividades profesionales con las administraciones públicas, y se ha desvinculado de la gestión y administración del instituto en años anteriores.