Rajoy se reafirma en la reforma laboral y Rubalcaba repensará su apoyo a la financiera

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Sergio Barrenechea / EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este sábado de que no va "abdicar" de sus responsabilidades para lograr el crecimiento económico y la creación de empleo y, por ello, mantendrá la reforma laboral porque considera que es necesaria para España.

Rajoy ha hecho esa cerrada defensa de la reforma laboral en un acto del PP en Oviedo un día después de que el PSOE anunciara que, si el Gobierno no la modifica, recurrirá esa norma ante el Tribunal Constitucional.

El jefe del Gobierno ha señalado que sabe que hay gente que la critica y que dice que no le gusta, y ha reconocido que está en su perfecto derecho. Pero, frente a ello, ha señalado que él tiene el deber y el derecho de explicar a los españoles por qué adopta una decisión como esta.

A su juicio, era indispensable cambiar la ley después de que no sirvieran "absolutamente para nada" las dos modificaciones realizadas por el Ejecutivo socialista y a la vista de las cifras de paro que hay en España. "Hemos intentado hablar, hemos escuchado, hemos dialogado, pero lo que no puede hacer un Gobierno es abdicar de sus responsabilidades", ha reiterado.

Para Rajoy, hasta el PSOE sabía que era necesario hacer una reforma del mercado laboral y tanto los empresarios como los sindicatos consideraban que había que abordarla y mantuvieron reuniones con el fin de intentar llegar a algunos acuerdos.

"En 2012 necesitamos mucho más. Hemos de tener una legislación como el resto de países europeos. Podríamos tener unas normas de la Edad Media si tuvieran efectos positivos para los españoles, pero con el desempleo actual hay que cambiar", ha explicado.

Tras recordar que España es el país de la UE con mayor índice de desempleo y la especial incidencia que tiene entre los jóvenes, Rajoy ha puntualizado que su Gobierno no hace reformas para "fastidiar" a nadie, sino que todas tienen como objetivo el interés general, luchar contra la crisis y crear empleo.

El PSOE repensará el apoyo a la reforma financiera

Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido este sábado de que el apoyo dado al Gobierno en la reforma del sistema financiero "no va a ser indeterminado" porque si las cosas no funcionan "reconsiderarán" esa política.

Rubalcaba se ha pronunciado así en la apertura del 12 Congreso del PSIB-PSOE que se celebra en Palma para elegir al nuevo líder de los socialistas baleares y en el que se presentan como candidatos a dirigir el partido Francina Armengol y Carles Bona en sustitución de Francesc Antich.

El líder socialista ha dicho que si dentro de un tiempo, que tiene que ser "corto", no se rompe la tendencia que está llevando a muchas empresas al cierre, el PSOE "tendrá que reconsiderar esa política de apoyo al sistema financiero".

El PSOE, ha dicho, se replanteará dicho apoyo en la reforma financiera, si no se produce el efecto deseado que se pretende con la misma, que es que los bancos presten dinero, den crédito a las pymes y se cree empleo.

Ha explicado que, a pesar de que algunos compañeros del partido han manifestado que el acuerdo había que habérselo pensado dos veces, el mismo es "coherente" porque el Gobierno lo que está haciendo es dar "continuidad" a lo que ya estaba haciendo el anterior Ejecutivo socialista.

Ha recordado que esta política "no es dinero público" sino préstamos, de manera que es dinero que las empresas "devuelven con un interés importante".

Según Rubalcaba, el apoyo al Gobierno en la reforma del sistema financiero supone un "ejercicio de coherencia porque son gente coherente" y quieren "que las cosas marchen bien".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento