Los cadáveres de tres hombres con signos de violencia fueron encontrados a primeras horas de la mañana del sábado semicalcinados junto a una casa situada en una zona boscosa de Sant Juliá de Ramis, en Girona, según informaron los Mossos d'Esquadra.

El hallazgo de los cadáveres, uno de los cuales tenía las manos atadas a la espalda, se produjo sobre las 06.30 horas, después de que tres dotaciones de los bomberos acudieran al lugar a sofocar un pequeño incendio de maderas y basuras.

 

Los Mossos descartan que el caso esté relacionado con los últimos robos en viviendas que se están produciendo en Cataluña
Se
desconoce el móvil y la identidad de las víctimas, aunque los Mossos descartan que el caso esté relacionado con los últimos robos en viviendas que se están produciendo en Cataluña.

Cuando los bomberos lograron apagar el fuego encontraron en un agujero excavado en la tierra y tapado con palés y maderas los tres cadáveres semicalcinados.

Los bomberos avisaron entonces a los Mossos d'Esquadra y una patrulla de Tráfico que se encontraba en las inmediaciones fue la primera en llegar al lugar de los hechos.

Los cadáveres aparecieron cerca de una casa, situada junto a la autopista AP-7, propiedad de un vecino de Sant Juliá de Ramis que la tiene alquilada a una inmobiliaria, pero los Mossos no han podido determinar aún si se trata de los actuales inquilinos de la vivienda.

El Juzgado de Guardia de Girona se ha hecho cargo de las diligencias del caso y su titular ordenó el levantamiento de los cadáveres a media mañana.

La Policía prosigue las investigaciones para determinar las identidades de las víctimas y esclarecer el móvil del crimen.