Banco de España
Parte superior de la fachada del Banco de España. Jorge París

España entrará en recesión en el primer trimestre del año y su Producto Interior Bruto (PIB) se contraerá un 1% en el conjunto de 2012, según las previsiones económicas intermedias publicadas este jueves por la Comisión Europea.

La economía española retrocederá un 0,7% entre enero y marzo de este año La economía española retrocederá un 0,7% entre enero y marzo de este año, lo que después de la caída del 0,3% registrada en el último trimestre de 2011 confirma la entrada técnica en recesión.

El Ejecutivo comunitario ha rebajado en casi dos puntos su pronóstico de noviembre (que daba un crecimiento del 0,7% para España), pero sus cálculos son más positivos que los del FMI (-1,7%) o el Banco de España (-1,5%).

La Comisión Europea rebaja las previsiones de crecimiento para España y para el conjunto de la Unión Europea en 2012 debido al impacto del agravamiento de la crisis de deuda durante los últimos meses del año pasado.

Deuda de los hogares

"El consumo privado será significativamente más débil este año, debido al alto paro, la elevada deuda de los hogares y la restricción de crédito", señala el informe. "El consumo público también se contraerá a medida que España continúe con su programa de consolidación fiscal y aplique las medidas adicionales a finales de diciembre", agrega.

El consumo será débil debido al alto paro y la deuda de los hogares La inversión también se mantendrá en niveles bajos por el elevado nivel de deuda de las empresas (especialmente las de construcción), el exceso de capacidad y las dificultades de acceso al crédito. El único factor positivo será la "relativa resistencia" de las exportaciones.

Bruselas pronostica que la inflación se reducirá de forma significativa, desde el 3% en 2011 hasta el 1,3% en 2012. Ello se debe a la desaparición de los factores transitorios que impulsaron la inflación el año pasado, como los precios de la electricidad y el aumento de impuestos indirectos, así como a la débil demanda interna y a la moderación de los costes salariales.

"Como resultado, el diferencial de inflación con la eurozona (que tendrá una tasa del 2,1%) será negativo, lo que permitirá cierta mejora en la competitividad de España en materia de precios", señala la Comisión.

Revisión del déficit

El Gobierno español espera que con las nuevas cifras, la UE acepte flexibilizar el objetivo de reducción del déficit (del 8 % al 4,4 % del PIB), ya que este umbral se fijó a partir de una previsión de crecimiento del 2,3% y no de una contracción del 1% como la calculada ahora.

Olli Rehn no descarta una revisión del objetivo de reducción del déficit para España El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, no descartó una revisión del objetivo de reducción del déficit para España, pero antes quiere disponer de todos los datos sobre el desvío y las medidas de consolidación que tomará en el presupuesto de este año.

"Todos los Estados miembros deben seguir cumpliendo sus compromisos de acuerdo con las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", recalcó en rueda de prensa Rehn, quien recordó que España, al igual que los demás países de la UE, reafirmaron su determinación en este sentido en el Ecofín del pasado martes.

El comisario explicó que esa es la línea a seguir hasta que se dispongan de datos más concretos sobre los motivos del desvío fiscal detectado en España por el Gobierno de Mariano Rajoy, que situó el déficit en el 8 % y no en el 6 %, así como hasta contar con más detalles de las nuevas medidas de consolidación y del presupuesto 2012.

En el conjunto de la UE

Para el conjunto de la eurozona, Bruselas prevé una caída del PIB del 0,3% (en lugar del crecimiento del 0,5% que calculó en noviembre), con recesión hasta el segundo trimestre del año, mientras que la economía de la UE se mantendrá estancada (6 décimas menos de lo previsto en noviembre). Alemania (+0,6%), Francia (+0,4%) y Reino Unido (+0,6%) todavía crecerán, mientras que la economía italiana caerá un 1,3%.

Entre los países rescatados, Irlanda se recupera con un crecimiento del 0,5%, mientras que Grecia se hunde con una contracción del 4,4% y Portugal caerá un 3,3%.