La plantilla de Clesa, "deseando empezar cuanto antes", pide comprar yogures para que el proyecto salga adelante

Hace un llamamiento a Feiraco para que cuente con todos los empleados "en igualdad de condiciones" aunque la incorporación sea progresiva
El conselleiro Javier Guerra, con Dolores Ramos y el alcalde de Caldas
El conselleiro Javier Guerra, con Dolores Ramos y el alcalde de Caldas
XUNTA

La plantilla de Clesa en Caldas de Reis (Pontevedra) ha exhibido su alegría por la autorización definitiva de la venta de la planta a Feiraco y otras nueve cooperativas, tras lo que los trabajadores están "deseando empezar cuanto antes", en palabras de la presidenta del comité de empresa, Dolores Ramos.

Una vez conocido el auto, firmado el pasado miércoles 15 y que el juez tuvo la "deferencia" de entregarle "en mano" aprovechando un viaje a Galicia este viernes, Ramos ha destacado, en declaraciones a Europa Press, dos reivindicaciones fundamentales, una para la sociedad gallega y otra para el inversor.

En primer lugar, pide a "la gente que se vuelque con el consumo" de yogures de una empresa que ahora pasa a ser "totalmente gallega", que conservará la marca Clesa y, en principio, "no sufrirá ningún cambio" respecto de la producción actual —que se mantuvo bajo mínimos durante los últimos 11 meses—.

Para que el proyecto salga adelante, incide Ramos, es preciso el apoyo de los clientes y que el trabajo de las cooperativas marche. A continuación, la fábrica podrá plantearse —como prevé la oferta de la agrupación de cooperativas— aumentar la gama de productos "paulatinamente". "Esa es la intención", constata.

Un segundo punto que demanda la presidenta del comité de empresa es que, "por justicia", la fabricación se retome con "igualdad de condiciones" para el conjunto de la plantilla, puesto que "esta lucha fue de todos los compañeros, no de los 47 que están dentro" actualmente, tras la aplicación de un expediente de regulación de empleo extintivo que afectó a unos 90 trabajadores.

De hecho, el plan de negocio presentado por Agrupación Cooperativa Láctea, S.A. —nombre elegido por el grupo de cooperativas encabezado por Feiraco— prevé la incorporación progresiva de trabajadores hasta completar los en torno a 130 que había antes del ERE.

Llamada telefónica del juez

La representante de los trabajadores ha explicado cómo recibieron esta noticia, el jueves, a través de una llamada telefónica del propio magistrado Francisco Javier Vaquer Martín, titular del Juzgado de lo Mercantil número 6 al que agradece su "calidad humana".

Del mismo modo, Dolores Ramos tiene palabras de agradecimiento para el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, y todo su equipo, y para los integrantes del comité de seguimiento creado a raíz del concurso —los representantes políticos del municipio caldense—. "Podía conseguirse o no conseguirse, pero el tratamiento fue exquisito", ha subrayado.

Ramos comunicó este miércoles la noticia, en una reunión extraordinaria del comité de seguimiento, a "todas las partes", ya que es un logro en el que "participaron muchas personas" y ha aprovechado el habitual encuentro de los viernes en la factoría de la parroquia de Saiar para dar a conocer el auto del juez a sus compañeros.

Mejor postor

Sobre el periodo de 10 días abierto por el juzgado para la presentación de un mejor postor, opina que sería "totalmente surrealista" que apareciese otra oferta, si durante todo este tiempo hubo dos más pero acabaron retirándose.

"Entiendo que debería entrar toda la plantilla en igualdad de condiciones e ir incorporándose de forma progresiva, me parece de justicia", insiste Ramos, como reclamación principal. Lo que pretende con esto es acabar con "el mal rollo" generado a raíz de la utilización de "un criterio unipersonal y nada objetivo, ni por razones de antigüedad", en la materialización del ERE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento