Cerca de 150 personas esperan la salida de los detenidos por las protestas estudiantiles ante la Ciudad de la Justicia

Cerca de 150 personas se han concentrado en la tarde de este viernes a la Ciudad de la Justicia a la espera de que terminen las declaraciones de ocho detenidos en las protestas estudiantiles de los últimos días en Valencia que han pasado este viernes a disposición judicial. La concentración se está desarrollando con total normalidad y no se ha desplegado ningún dispositivo policial.
Actuación Policial Frente A Zapadores
Actuación Policial Frente A Zapadores
EUROPA PRESS

Cerca de 150 personas se han concentrado en la tarde de este viernes a la Ciudad de la Justicia a la espera de que terminen las declaraciones de ocho detenidos en las protestas estudiantiles de los últimos días en Valencia que han pasado este viernes a disposición judicial. La concentración se está desarrollando con total normalidad y no se ha desplegado ningún dispositivo policial.

Esta concentración, hasta el momento sin incidentes, se produce después de los momentos de tensión vividos desde primera hora de la tarde frente al complejo policial de Zapadores, donde agentes de la Policía Nacional han identificado uno a uno a los centenares de manifestantes congregados. Tras ser acordonados, y posteriormente identificados, por más de un centenar de efectivos, los jóvenes se han dirigido a la Ciudad de la Justicia, donde ocho de los detenidos prestan declaración ante el juez.

Sobre las 14.30 horas de hoy, un grupo de unos 300 jóvenes ha llegado a las inmediaciones de las instalaciones de Zapadores tras participar en una nueva concentración en el IES Lluís Vives, en protesta por detenciones de jóvenes que se han registrado en diversos actos reivindicativos.

Tras concluir el acto en el instituto, y tras un intento fallido de comenzar la marcha hacia Zapadores ante el bloqueo policial de la calle Ruzafa, los manifestantes, que portaban pancartas en las que podía leerse 'Más educación, menos agresiones', han modificado el itinerario y han proseguido el camino por las calle de Alicante, Castellón y Dénia, donde un grupo de manifestantes ha volcado un contenedor y algunas vallas y se han producido los primeros momentos de tensión.

No obstante, los agentes de la Policía Nacional, que en un primer momento trataban de impedirles el paso, se han echado a un lado y se han limitado a escoltar la marcha, que ha obligado a cortar la circulación momentáneamente en la Gran Vía Germanías, ante el asombro de los numerosos conductores y viandantes, que preguntaban a los jóvenes por el motivo de la marcha. 'No nos mires, únete' o 'Se va a acabar la paz social' han sido algunos de los lemas más coreados.

Finalmente, unos 300 jóvenes han llegado a Zapadores y han protagonizado una sentada mientras cantaban lemas como 'No nos vamos hasta que les suelten' —en referencia a los arrestados—; 'Quién nos protege de la Policía', 'Estas son, ya se ven, las medidas del PP' y 'Vergüenza'.

Poco antes de las 16.00, los jóvenes se han levantado y han anunciado su intención de trasladarse hasta la Ciudad de la Justicia, momento en el que más de un centenar de agentes de la Policía Nacional han dispuesto un férreo cordón policial, cercando a los manifestantes, que han intensificado sus protestas.

Momentos de tensión

En ese punto, se han producido momentos puntuales de tensión que han culminado con cuatro detenciones, que se suman a las once ya practicadas en jornadas anteriores. En total, son ya 15 los arrestados.

Seguidamente, los efectivos policiales han comenzado a identificar uno a uno a los asistentes en pequeños grupos de entre cinco y diez personas, que eran separadas del perímetro acordonado para ser identificadas.

Tras comprobar sus datos, los agentes les han explicado en grupo el significado y las consecuencias de la identificación, advirtiéndoles de que si volvían a desobedecer a las autoridades o a alterar el orden público, serían detenidos.

Esta actuación se ha repetido aproximadamente cada 15 minutos y ha creado numerosos momentos de tensión. En uno de ellos, se ha producido una pequeña carga que ha concluido con al menos dos jóvenes heridas, una de ellas con una herida sangrante en la cabeza.

Algunos de los vecinos de la zona han mostrado su apoyo a los concentrados bajando desde los balcones botellas de agua y refrescos, que han provocado los aplausos de los manifestantes.

Presencia de padres

Asimismo, también algunos de los padres de los jóvenes que se encontraban dentro del cordón policial han acudido a la zona para saber cómo se encontraban sus hijos. Es el caso de Carmelo, abogado y padre de una joven de 17 años a quien los agentes han pedido su identificación.

En declaraciones a los medios, ha indicado que su hija le ha llamado informándole de que la Policía le había cortado el paso cuando trataba de volver al centro desde Zapadores. Carmelo ha pedido hablar con los agentes "para ver qué pasaba" y no lo ha conseguido.

"Hay 50 chavales y 50 policías, es una absoluta desproporción y un abuso de la fuerza, que debían utilizar en otras cosas", ha indicado el padre de la joven, que ha agregado, "si hubiera que detener a todos los que participen en reuniones de más de 20 personas, estaríamos todos detenidos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento