Detenido un hombre de Palencia en Almería acusado de extorsionar a su antiguo socio al que pedía 200.000 euros

La Guardia Civil de Almería ha detenido a J.A.A.M., de 38 años de edad y vecino de Palencia como presunto autor de un delito de extorsión hacia su antiguo socio, un empresario afincado en el Poniente almeriense al que solicitaba 200.000 euros bajo amenazas de dañar a sus familiares y allegados desde el pasado mes de septiembre.

En el marco de la operación 'Trans', la Guardia Civil pudo comprobar como la víctima sufrió varios episodios similares, si bien estos fueron creciendo en intensidad hasta el extremo de dirigir las amenazas a sus familiares más cercanos, con detalles que hicieron aumentar su preocupación, referencias éstas que hacían pensar que habían realizado un estudio de los hábitos y costumbres de él y de su familia.

Según informa la Comandancia en una nota, fruto de la investigación se comprueba que las llamadas eran realizadas por personas de acento extranjero, similar al propio de Europa del este, lo que aumentó la inquitud de la víctima. Así, la investigación apunta a que el instigador de las llamadas, amenazas y extorsión, podría tratarse de J.A.A.M., antiguo socio de la víctima y persona con la que había mantenido una estrecha actividad comercial en varias sociedades, una relación que habían disuelto de mutuo acuerdo y satisfactoriamente para ambos.

Recibidas nuevas llamadas y bajo la supervisión de los agentes, la víctima concretó un encuentro con su extorsionador, con el objeto de realizar el pago de la cantidad exigida. Para darle mayor realismo, en caso de que el acosado estuviera siendo vigilado, retiró una cantidad de dinero sensiblemente inferior a la exigida de una entidad bancaria y se dirigió a las oficinas de su empresa, lugar donde habían concretado el encuentro.

Una vez en las instalaciones de su empresa y vigilado por agentes de la Guardia Civil tanto en el interior como en el exterior de la sede social, la víctima esperó a la llegada de su extorsionador, quien acudió a la cita confirmando su identidad. Después de acceder al establecimiento, exigió el contenido de la bolsa, momento que los agentes aprovecharon para acceder a la oficina y, tras identificarse, proceder a su detención.

Si bien han cesado las amenazas que padecía la víctima, la Guardia Civil mantiene las gestiones para detener las personas que han podido colaborar con el detenido, por lo que la investigación permanece abierta. Hasta ahora, la investigación permanecía bajo secreto del sumario. Las diligencias instruidas junto con el detenido fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número 4 de Roquetas de Mar (Almería).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento